17 enero 2021

OJO CON "EL DR. GOOGLE"

thumb

Miércoles 29 de junio de 2016.

Internet y las aplicaciones móviles han revolucionado la mayoría de los hogares en todos los ámbitos: trabajo, ocio, compras, gestiones bancarias y salud, entre otros.

Especialistas de cada una de estas áreas advierten de que muchos de los datos que se encuentran a través del acceso online puede que no sean fiables o que induzcan al error o a las malas prácticas.

Esta situación se agrava sobre todo cuando se trata de la salubridad de las personas. La información 'online' puede inducir a la hipocondría, un trastorno por el que el paciente cree, de forma infundada, que padece alguna enfermedad grave.

Un 60,5% de los usuarios de Internet utilizan la red para consultas de salud y uno de cada cinco realiza la misma búsqueda a través de las redes sociales. Con estos datos, el asesoramiento online han aumentado 22 puntos porcentuales en los últimos cinco años —en 2011 un 38% recurría a Internet para informarse sobre salud—, según los datos recogidos por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI).

La información online, bajo el criterio de expertos, puede inducir a la hipocondría, un trastorno por el que el paciente cree —de forma infundada— que padece alguna enfermedad grave.

Por ese motivo, recomiendan únicamente "realizar consultas en páginas webs avaladas por organismos públicos o médicos especialistas". Los asesoramientos sobre nutrición, alimentación y estilos de vida saludables (54,2%); enfermedades diagnosticadas (52,1%); síntomas (50,9%) o remedios (47%) son los que más abundan.

Asimismo los que más consultas realizan son los jóvenes (80,2%), con estudios universitarios (82,9%) o con hijos menores a su cargo (76,8%).