¿Y SI SEDABAN A LA DUEÑA?