Tras dos meses, Bragado tuvo un respiro