LA CUMBIA Y UN “DUELO DE TITANES”