La “coronacrisis” ya costó dos billones