EL POLICIA QUE ABRIGA A LOS PERROS, DE NOCHE