25 julio 2024

El agro aportó US$203.000 millones en retenciones al Estado desde 2002

El dato surge de un informe privado a partir de relevamientos del Ministerio de Economía.

Un informe que el Estado lleva recaudados US$203.000 millones en derechos de exportación, en el sector agropecuario y la agroindustria calificaron de “obsceno” el gravamen que se cobra desde hace más de dos décadas en el país.
La aplicación de esta carga fiscal, de acuerdo con los dirigentes rurales, ha provocado un desincentivo en las inversiones del sector agropecuario en todo este tiempo.

Desde CRA, expresaron: “siempre hay que simplificar para que el ciudadano común que no está en nuestra actividad pueda saber de qué se trata”.

Y agregaron: “Decimos que un camión que se ve en la ruta, cualquier camión que va cargado con, en este caso, soja, bueno, generalmente lleva alrededor de 30.000 kilos. De esos 30.000 kilos, 10.000 directamente el Estado lo extrae.

Entonces, el productor eso tiene que sembrarlo, cuidarlo, cosecharlo y entregarlo a puerto. Y con esos 20.000 kilos restantes debe vivir, pagar sus compromisos y comprar los insumos. Esto es dar una visión de lo injusto que es lo derecho de exportación.

Ante la falta de infraestructura -rutas en mal estado y caminos rurales destruidos- se advierte que el dinero fue mal utilizado”, agregó.

Horacio Salaverri, presidente de Carbap, recordó que siempre se ha utilizado la famosa excusa de la aplicación de las retenciones para producir lo que se denomina desacople de precios internos.

“Hemos recaudado más de US$203.000 millones y hemos convivido con una inflación altísima y han volado los precios internos y básicamente los precios de los alimentos. La gran excusa, la gran mentira, el gran mito se ha caído. Las retenciones no sirven para el desacople los precios internos”, especificó en una nota del diario La Nación.

Lo que sí ha quedado demostrado para Salaverri es que las retenciones han tenido, en efecto, otro fin. “Claramente, ha quedado demostrado que sí sirven para lo que han sido utilizados: un mero instrumento recaudatorio. No obstante, con esto digo que ha habido una agravante: han desincentivado todos los procesos productivos.

Ahora, no queda otra cosa que sentarse en una mesa, estudiar lo que pasó, ver el fracaso de esto, los inconvenientes que ha causado en los procesos productivos para decir que las retenciones deben desaparecer, y que no hay justificativo para su aplicación.

La retención es un pésimo impuesto, distorsivo. Lo único que hace es recaudar [e ir] en contra de los procesos productivos”, resumió.