27 noviembre 2022

Médicos de FEMEBA convocaron a un paro

A través de un duro comunicado los profesionales de la salud hablaron de hartazgo, precarización laboral y desvalorización.

Los médicos de FEMEBA convocaron a un paro provincial para el 2 de diciembre, en vísperas del día del médico, y realizaron un llamado a las autoridades “para que rectifiquen su conducta y su política” hacia la profesión de los trabajadores de la salud, y pidieron que “tomen conciencia del importante y esencial rol social que cumplimos”.

A través de un comunicado, los médicos de FEMEBA realizaron una profunda crítica sobre la realidad que se vive hoy en centros de salud “mientras la política mira hacia otro lado y nos maltrata, olvidándose de los aplausos y las promesas hechas durante la pandemia”, añadieron.

“Nos prometieron un miserable bono de 5.000 pesos, 20 ó 30 veces menos que lo que recibe un camionero, o un bancario, y ni siquiera fueron capaces de cumplir con esa promesa. Los salarios que recibimos quienes trabajamos en los hospitales públicos de la provincia son paupérrimos, y lo mismo ocurre en el resto de las jurisdicciones del país. Como si eso fuera poco, muchos de nuestros colegas carecen de estabilidad laboral, y se encuentran en situación precaria, sin ningún tipo de formalización”, indicaron a través del documento.

Asimismo, expresaron que los profesionales de FEMEBA “nunca han estado tan reacios a continuar asistiendo a afiliados de IOMA, nuestra obra social provincial, como ocurre ahora”, y subrayaron que “el sistema apenas sobrevive gracias a nuestro esfuerzo y compromiso, pues de otro modo más de dos millones de beneficiarios del Instituto quedarían sin atención”.

“El IOMA adeuda miles de millones a todos sus prestadores y los honorarios que nos abona son míseros, y a todas luces los peores de toda la seguridad social”, aseveraron.

Del mismo modo, los profesionales hicieron foco en la problemática actual de las residencias médicas. “El programa de formación médica de postgrado bajo residencias, se ha convertido en un sistema de explotación, donde en la mayoría de los casos, los residentes se convierten en mano de obra barata y reciben escasa o nula capacitación”, precisaron.

“El desánimo y la frustración nos invade y el éxodo de profesionales es incesante. Ya son muchas las especialidades en las que ningún médico asiste a los pacientes de obras sociales ni prepagas, y en algunas zonas ya resulta imposible conseguir especialistas aún abonando en forma particular”, añadieron los médicos de FEMEBA y advirtieron: “Con salarios por debajo del nivel de la pobreza y con honorarios míseros, pronto nos quedaremos sin médicos, aun en especialidades básicas como la pediatría”.

“Estamos agotados, hartos, desesperanzados, y sobre todo nos sentimos desvalorizados; desvalorizados por las obras sociales, por las prepagas, y sobre todo por el Estado, que no solo nos maltrata, si no que se enorgullece de su lucha contra las ‘corporaciones’, olvidando que esas corporaciones a la que hace referencia están integradas por médicos; médicos que durante la pandemia han demostrado su idoneidad y han arriesgado su vida para salvar las de nuestros conciudadanos. La única política en salud sostenida en el tiempo ha sido la precarización del trabajo médico”, concluyeron.