6 octubre 2022

Quiénes son las mujeres que construyen viviendas en Alberti

Araceli y Débora, trabajan en la cooperativa Cooperativa de Trabajo “Servicoop Alberti”. Hace más de un año que trabajan en la construcción, uno de los sectores que durante mucho tiempo fue catalogado como un trabajo que era exclusivo para hombres. “Se puede romper ese techo, que no es de cristal, diría de ladrillo, porque es un poco más duro que el cristal”.

Todavía sigue la euforia en Alberti, tras la visita del gobernador Axel Kicillof de este martes, en donde presentó el programa de créditos Buenos Aires CREA, en donde la cuadrilla de mujeres fue la gran protagonista del acto.

“Quiero felicitar especialmente al municipio y a tu equipo, por esta política de igualdad de género en el rubro de la construcción. Veía recién a Débora, manejando esas máquinas que en general manejan los hombres”, expresó el gobernador, en el inicio de su discurso.

Débora, Pamela y Araceli, empezaron a trabajar hace más de un año y medio en la Cooperativa de Trabajo “Servicoop Alberti”, en donde realizan diferentes proyectos de obras y construcción para el municipio de Alberti.

La decisión se enmarca en las políticas de igualdad de género por parte del presidente de la Cooperativa, Alan Roy Scacchi, de la Municipalidad de Alberti, que gobierna Germán Lago, pero también por parte del Gobierno provincial, a través de su programa “Oficios sin Prejuicios”, lanzado en octubre del 2020, por el ministerio de Trabajo, que encabeza Mara Ruiz Malec, en conjunto con el ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, que tiene como ministra a Estela Díaz, que tiene como propósito "abordar los estereotipos de género en los oficios, con el fin de transformar representaciones patriarcales, promoviendo acciones de concientización, sensibilización y difusión de otras realidades”.

 

Y este es uno de los grandes desafíos que se impulsa dentro del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Urbano, que encabeza Agustín Simone, de trabajar para transversalizar la perspectiva de género en en la construcción, uno de los sectores que por muchísimo tiempo fue catalogado como una trabajo que sólo podían realizar los hombres, pero que Débora, Pamela y Araceli, vinieron a demostrar todo lo contrario.

Ellas son el ejemplo de que, en palabras del gobernador, “se puede romper ese techo, que no es de cristal, diría de ladrillo, porque es un poco más duro que el cristal”.

DÉBORA, LA MÁQUINISTA

Débora Bulleghini, es la maquinista de la retroexcavadora. Es madre soltera de una adolescente y dos niños. Durante el acto, Kicillof la nombró y la felicitó por el gran trabajo que hace para la construcción de viviendas en el barrio San Lorenzo, en Alberti. Desde ahí, no paró de recibir mensajes de vecinas y vecinos.

“Siempre trabajé en la gastronomía. Tenía mi propia pizzería, pero después con la pandemia el proyecto quedó nulo, nos quedamos todos sin nada”, contó Débora en una entrevista con El Teclado.

“Fue ahí que empecé con un proyecto para vender productos de pastelería a domicilio. Pero en medio de la pandemia, hacen una publicación en las redes sociales que necesitaban operarios y operarias para trabajar en una obra. Me anoté, en la desesperación me anotaba en cualquier cosa”.

Tras varias entrevistas y charlas, quedó seleccionada junto a 8 hombres y 3 mujeres, en donde comenzaron con un trabajo de todo el ramal cloacal en un sector de Alberti.

“En ese momento la cooperativa compró una retroexcavadora y no había maquinista. Es una cooperativa que arrancaba de cero y no contaba con el dinero suficiente que pedía un maquinista profesional. Y  tuvieron la maravillosa idea de traer una capacitación para ver si alguno de los 12 empleados que habían quedado, le agarraban la mano”.

[El gobernador Axel Kicillof  junto a Débora. Foto: Prensa Gobernación]

“Nos dieron la posibilidad a todos de hacer la capacitación, pero para sorpresa nos presentamos solamente las 4 mujeres. Terminó la capacitación, arrancó la obra y ahí se fue viendo quien le agarraba más la mano y quedé yo arriba de la máquina”. Fue así que Débora se convirtió en la maquinista de Alberti.

Para Débora la incorporación de mujeres en la construcción fue muy importante, no sólo por tener un trabajo digno sino también, porque es el sostén de su familia: “Sigue siendo todo muy masculinizado, creo que si no hubiese sido por el presidente de la cooperativa, Alan Roy Scacchi, yo nunca hubiese llegado a donde estoy hoy. Él fue el que nos abrió la puerta, y el que nos rompió ese techo no de cristal, sino de ladrillos, como dijo el gobernado, cuando decidió que quería mujeres en la cooperativa” 

Durante la entrevista Débora nos contó cómo fue el proceso de incorporación de las mujeres a la construcción y la relación con  los hombres: “Al principio para ellos fue muy chocante, porque no estaban acostumbrados a que nosotras pudiéramos hacer las mismas cosas que ellos, entonces te dejaban a un costado y te decían: ‘deja que lo hago yo’. Hasta que en un momento, fue no. Nosotras también podemos. Ahora se adaptaron y ya somos una/uno más”.

“Pero fue muy chocante para todo el pueblo, y llamaba mucho la atención que mujeres estén trabajando en la construcción”.

Débora espera que sean mucho más mujeres  en las obras y dejó un mensaje para quienes todavía no se animan: “Les diría que es un trabajo más fácil de lo que ellas piensan, y que no hay que sentirse inferior a un hombre, porque podemos hacer todo exactamente lo mismo que ellos y a veces mejor, porque somos más detallistas, prestamos atención a otras cosas”.

ARACELI, MANTENIMIENTO Y DELEGADA DE LA UOCRA 

Araceli Lamas es la primera mujer trans en trabajar en la obra y en ser delegada de la UOCRA en toda la provincia de Buenos Aires. Hace ya más de un año que trabaja en la Cooperativa de Trabajo “Servicoop Alberti”, y a sus 34 años, es su primer trabajo.

“Vi que es una cooperativa que incluía mujeres, y dije: voy a ir a probar suerte, porque nunca me dieron un trabajo por mi condición. Fui, me anoté y quedé”, explicó Araceli en la entrevista con El Teclado.

“Trabajo en el barrio de viviendas, construyendo diez casas, un barrio nuevo para Alberti”. Allí, Araceli desempeña la labor de mantenimiento y limpieza. Es la primera en llegar a la obra, preparar las herramientas y los materiales para cuando lleguen el resto de sus compañeras y compañeros: “Estoy conforme con el trabajo que hago. Las obras quedaron espectaculares”.

[Cuadrilla de mujeres en la obra. Foto: Prensa Ministerio de Hábitat y Desarrollo Urbano]

Al igual que Débora, al principio la relación con los hombres costó un montón. “A mí me pasó de decir que como mujer trans, trabajar acá donde una le huye toda la vida. También fue enseñarles el trato para conmigo y el respetarnos mutuamente. Hubo mucha cooperación, sinceramente no me puedo quejar”.

“La verdad es que es una maravilla poder incorporarnos a la mujer que fue negada desde hace años. Hoy en día que estemos trabajando a la par en un trabajo que estaba reservado para ‘hombres’ me parece un gran avance”, resaltó Araceli.

Además de trabajar en la Cooperativa, Araceli es la primera delegada trans de la UOCRA, en la provincia de Buenos Aires, y referente de la comunidad LGTBIQ+ de Alberti.

“Soy la primera chica trans que está como delegada en la UOCRA a nivel provincial. No había mujeres en el gremio", explicó Débora.

“Soy delegada de la UOCRA, trabajo para que a mis compañeras y compañeros no les falte los elementos de seguridad, los beneficios que tenemos como afiliados. Hacemos capacitaciones”.

Soy la primera chica trans que está como delegada en la UOCRA a nivel provincial. No había mujeres en el gremio. La verdad que me sentí cómoda con mis compañeras y compañeros de la UOCRA, no note nada a diferencia de mis compañeros del trabajo, en donde tuve que ir enseñándoles de que soy Araceli y a mí me respetas”, relató en la entrevista.

Tras la visita del gobernador Axel Kicillof, Araceli quedó muy emocionada, por la mención y los mensajes que recibió: “Me saqué una foto con él y le entregué una carta. Le comenté que hacía un año que había empezado a trabajar. Que a mis 34 años tuve mi primer empleo. Estaba muy contento y se asombraba”

“En la cartita le pido ayuda, porque hace un tiempito se me prendió fuego la casa y perdí todo. El municipio igual me está ayudando, estoy en un hotel. Es un gobernador re humilde y me pareció una persona excelente, más allá de su cargo es una persona que se puede hablar. Hoy en día sí estoy muy cómoda”. 

 

Fuente: El Teclado