26 septiembre 2022

Una familia estuvo varada durante tres días en la Cordillera de los Andes

Una familia de Córdoba se había quedado varada en su camioneta a más de 4.000 metros de altura. Fueron rescatados por un grupo de mineros.

Una familia cordobesa que quedó varada durante tres días en su camioneta a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar y con temperaturas inferiores a -30 grados, fue rescatada por un grupo de mineros catamarqueños en un paraje de la Cordillera de los Andes.

El rescate se produjo durante el último sábado, aunque se dio a conocer este lunes cuando trabajadores mineros de la empresa Liex-Zijin, que ascendían al campamento que la empresa tiene en la localidad catamarqueña de Fiambalá, encontraron una camioneta que llevaba tres días semienterrada en la nieve luego de una tormenta de viento blanco.

“Gracias a Dios, es una anécdota para el recuerdo”, dijo hoy en diálogo con la radio catamarqueña Valle Viejo el conductor de la camioneta, Lucio Barrado, oriundo de la provincia de Córdoba.

Barrado, que se encontraba haciendo turismo junto a su esposa y su hija de 11 años, se dirigía al balcón del Monte Pissis ubicado en la Cordillera de los Andes dentro de la región del altiplano puneño entre las provincias de Catamarca y La Rioja a más de 6795 metros sobre el nivel del mar.

"Llegamos a la base del campamento minero, un día espectacular, con sol, sin una nube. Ya volviendo en un tramo del camino nos agarró una ráfaga de viento blanco, pude avanzar 100 o 200 metros y el viento me bloqueó el camino y se me bloqueó la camioneta”, relató el turista.

En relación, a la reacción que tuvo durante el hecho, Barrado señaló que “uno trata de estar tranquilo y encontrar la mejor solución. Traté de llamar al 911, pero quedamos totalmente incomunicados, solamente con comunicación inalámbrica podés llamar”, explicó.

El turista sostuvo que “la mayor tranquilidad mía era que la gente de la minera está permanentemente trabajando, yendo y viniendo. Sabía que en algún momento nos iban a encontrar, podían pasar 1, 2 o 3 días más, pero nos iban a encontrar porque nosotros no nos desviamos de la ruta por la que ellos circulan”.

El hombre también sostuvo que una de las primera cosas en la que pensó fue en dosificar el combustible el vehículo, lo que le permitió coleccionar el habitáculo durante las tres jornadas que estuvo adentro.

“Lo primero que pensé fue ir dosificando lo que me quedaba de combustible, con la temperatura de la calefacción. Cada media hora prendía la calefacción y fui administrando esa cuestión. A pesar del frio externo, adentro de la camioneta no se sentía tanto, pero la nota anterior al rescate la camioneta me marcaba que afuera había 19 grados bajo”, recordó.

En otro momento de su relato, Barrado recordó que “al momento del rescate estaba durmiendo y se escuchó una de las maquinas que pasaba por el costado. Ahí abrí el vidrio y empecé hacer señas. La verdad, la gente de la minera muy bien, tienen un despliegue y una logística espectacular”, elogió.

Finalmente, Lucio manifestó que por lo menos en el lugar debería haber señalización que indique que en caso de temporada invernal no se debe ascender al lugar.

“Tuve la posibilidad de conocer otros centros turísticos y siempre tenés centros de guardafauna o centros de informe turísticos en los ingresos, donde te hacen registrar cuando subís a algún circuito y cuando bajás. Aquí no había nada y estaría bueno, por lo menos, tener alguna señalización que diga que en época invernal no se puede subir”, concluyó el turista.