19 agosto 2022

El Concejo Deliberante y una tarea pendiente: legislar sobre el mantenimiento de aceras

Suele señalarse que el poder de los Concejos Deliberantes, al no ser órganos ejecutivos, se encuentra limitado y restringido; aunque lejos de ello, hay muchos temas sobre los que podría legislar, abriendo el debate para la búsqueda de soluciones a problemáticas cotidianas de los vecinos. Una de ellas, entre tantas, es la urgente necesidad de establecer pautas para que las aceras de la ciudad se encuentren bien mantenidas.

Esquina de Mendoza y San Juan.

 

El mal estado general de las veredas en la ciudad es un problema que afecta en forma cotidiana a quienes transitan la misma. De acuerdo a la información a la que nuestro medio pudo acceder, la legislación local establece que su mantenimiento es responsabilidad de los frentistas, pero no se exige su cumplimiento.

Si bien esta es una problemática que parece menor, afecta la vida cotidiana de los miles de nuevejulienses que transitan la ciudad, sobre todo la de aquellos que tienen una movilidad reducida.

Sin dudas, pese a la crisis económica, que va estableciendo prioridades más urgentes, en un segundo plano de cuestiones pendientes, un plan para reparar en forma masiva las destruidas veredas de la ciudad, bien podría comenzar a trabajarse desde el deliberativo.

San Martín y Robbio.

Años atrás, en la ciudad de La Plata, se trabajó en un proyecto en el que se proponía que la Municipalidad aportara la mano de obra de forma gratuita a través de los trabajadores cooperativistas y además financiara los materiales necesarios para renovar las veredas; opción que sirve de ejemplo y punto de partida para adaptarla a las posibilidades nuevejulienses.

Además, debe observarse que muchos casos, las veredas quedaron destruidas a partir de reparaciones realizadas por empresas de servicios públicos que cuando terminan una obra deben encargarse de dejar la calzada tal como la encontraron.

Si bien se reitera que las urgencias y necesidades pasan hoy por cuestiones más graves, un plan de estas características podría generar numerosas fuentes de trabajo que repercutirán en la economía local; no debiendo dejarse de evaluar tampoco la posibilidad de eximir de impuestos a comercios céntricos que realicen la renovación de las aceras dañadas, ya que la misma influirá también en una mejor fisonomía.