19 mayo 2022

El Girasol captó mejores lluvias y enfrenta la seca

El cultivo de girasol, de los de verano, es el que más temprano comenzó la recolección.

En el norte del país (NEA y centro-norte de Santa Fe), avanzó sobre un 5% del área apta, documentaba la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su último panorama agrícola semanal.

De esa zona, destacaba también, que los rendimientos superaban a los valores registrados a misma fecha del ciclo previo.

Sin embargo, también es sobresaliente lo que está ocurriendo hacia el centro sur del área girasolera, donde la oleaginosa reafirma su buena condición por el momento, plantado ante la seca y la falta de precipitaciones. También, en muchos áreas, recuperó superficie.

En esta región, que representa la zona oeste, el cultivo aún transita etapas reproductivas que abarcan desde lotes en botón floral hasta cuadros que recientemente iniciaron etapas de llenado del grano.

A diferencia de la soja o el maíz, el cultivo, sembrado más temprano, pudo capturar hasta fin de año todas las lluvias sucedidas entre octubre, noviembre y diciembre. Así, consiguió el mejor crecimiento y desarrollo vegetativo y, ahora, con radiación plena, está llenando granos.

Hacia el sur de la región girasolera, el sudeste bonaerense, una de las zonas más productivas del país, la ausencia de lluvias y las elevadas temperaturas relevadas, se augura que solo una de cada cuatro hectáreas sostendrá la condición hídrica adecuada/óptima a partir de ahora.

Productores

En la región oeste y norte del país, los productores se hicieron eco del buen momento por el que pasa el cultivo.

Al oeste, tradicionalmente girasoleros, la oleaginosa está de regresando a sus viejos ambientes. Por entonces, los significativos daños que provocaba la paloma la sacaron de la rotación, a manos de la soja, el maíz y también del maní.

De esta forma, ahora que la plaga bajó su presión y también a fuerza de un manejo de punta, el cultivo está reinsertándose.

 

Crédito: Infocampo