7 julio 2022

Una mujer murió tras una cirugía estética

Denuncian que el médico la operó “borracho y drogado”.

Yasmín Flores murió una semana después de haberse realizado una cirugía estética. La joven, de 31 años, tenía un hijo de 4 y Lucas González, su pareja, aseguró que hay testigos dispuestos a declarar en un posible juicio que “el médico operaba borracho y drogado”.

Así lo informó Crónica, que compartió capturas de los supuestos chats que involucrarían al cirujano a cargo de la intervención de Flores. De acuerdo con el popular medio, González ratificó la información. “Eramos una familia perfecta, tenía todo resuelto con Yasmín, que era una compañia tremenda. No sé cómo seguir, lo único que me puede aliviar es que este tipo vaya en cana y pague lo que tenga que pagar por el daño que hizo, y que no toque más a nadie”, declaró el muchacho.

La pareja de Yasmín contó que la mujer había contactado al cirujano a través de Instagram. Indicó que “tenía buenos comentarios” y que había decidido realizarse una liposucción tras dos embarazos.

Por lo tanto, especialista y paciente pactaron una consulta en la clínica. 15 días más tarde, el 20 de abril de 2021, Yasmín se sometió a la cirugía. Pocos días más tarde, la joven habría manifestado sentir dolores.

González contó que fue a la clínica a que le sacaran los drenajes y le dieron el alta “diciendo que el post operatorio estaba cursando de manera perfecta”. “Según el médico estaba todo bien, pero ella insistía con que le dolía mucho”, remarcó.

Al poco tiempo, Yasmín mostró una mejoría, hasta que el martes 27 de abril “se despertó muy descompuesta”. “No podía respirar. Yo no sabía que hacer”, declaró Lucas. Y agregó que llamó al médico. “Me dijo que seguramente le había bajado la presión, minimizando la situación”, relató. Por lo tanto, el joven llevó a su pareja a una guardia. Al llegar, la muchacha murió por una “trombosis pulmonar”.