6 julio 2022

En la Costa bonaerense podría ocurrir lo mismo que en Miami

Desde el Colegio de Ingenieros afirmaron que la tragedia de Miami se podría repetir en la Costa bonaerense. 

Tras el derrumbe del complejo en Miami, EE.UU., donde por el momento hay 4 muertos y 159 desaparecidos, desde el Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires (Cipba) advirtieron que los edificios situados frente al mar representan un riesgo para la seguridad pública si no se cumplen con los controles necesarios por parte de los municipios. “En la costa bonaerense ocurre la misma falta de control que en Miami”, aseguró el presidente del Cibpa, Norberto Beliera.

“Lamentablemente un caso similar se podría repetir en nuestra costa bonaerense, donde tenemos gran cantidad de edificios en las ciudades balnearias que necesitan de un fuerte control del mantenimiento periódico”, aseguraron los ingenieros en un comunicado.

Beliera mencionó, en diálogo con La Brújula 24 que “hace poco tiempo se derrumbó un edificio del Conurbano que estaba a punto de ser inaugurado y cayó sobre la colectora de la avenida General Paz. En esa oportunidad, como lo que pasó en el aeropuerto de Ezeiza, proliferaron opinólogos que dieron explicaciones disparatadas, carentes de sentido técnico, generando confusión y pánico. Ese episodio nos dio un indicio de que falló una columna y testimonios daban cuenta de que era demasiado delgada para la altura que tenía, muy esbelta”.

“Con lo ocurrido hace unas horas en Estados Unidos también surgieron comentarios que malinforman a la población, señalando que el derrumbe se produjo de arriba hacia abajo, un verdadero disparate. Es nuestra obligación buscar no repetir hechos similares”, resaltó.

Asimismo, sostuvo que “si bien se esperan las pericias de lo que pasó en Miami, presumimos basándonos en los videos y los testimonios, que el agua de mar tiene un salitre muy corrosivo que, sumada a la estructura del edificio es de hormigón armado, hace que surjan espacios vacíos para que ingresen el agua y el aire, produciendo una oxidación y corrosión. Esto, con el paso de los años, hace que las barras de acero aumenten su volumen, presionen sobre la masa de hormigón y conspiran contra la adherencia, haciendo que las bases desaparezcan”.