28 julio 2021

La UNLP hará guisos deshidratados para familias vulnerables

La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) pondrá en marcha en las próximas semanas una planta de alimentos deshidratados de interés social, que elaborará raciones de un guiso de alta calidad nutricional destinado a sectores vulnerables de la región.

 

Según destacan desde la casa de estudios, la iniciativa contribuirá a "disminuir la inseguridad alimentaria y mejorar la calidad de vida de quienes hoy se encuentran excluidos o postergados".

Con el nombre PAIS (acrónimo de Planta de Alimentos para la Integración Social), el nuevo edificio pondrá en la mesa de miles de familias alimentos deshidratados para preparar diferentes variedades de guisos de manera simple, sana y sabrosa.

De esta manera, la UNLP se convertirá en la primera universidad pública de Argentina en contar con un proceso de deshidratado de vegetales y un laboratorio de control de calidad de materias primas, insumo final y efluentes.

La planta se encuentra en el predio de 60 hectáreas que posee la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, en la calle 66 y 167 de la periferia platense. Se estima que estará en pleno funcionamiento antes del último trimestre del año.

“Si hay argentinos que en este momento están pasando hambre, la universidad tiene que producir alimentos. Tenemos el conocimiento, la infraestructura, la tecnología y los recursos humanos formados para dar respuesta a una demanda que es urgente y frente a la cual no podemos hacernos los distraídos”, remarcó al respecto el presidente de la casa de estudios, Fernando Tauber.

Cómo son los guisos y de qué forma se preparan

A través del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA), unidad dependiente de la UNLP, el CONICET y la CIC, se elaborarán guisos que las familias podrán cocinar en sus propios hogares.

El producto principal será una mezcla deshidratada de verduras de producción local, con arroz, lentejas o arveja. “Tendrá como valor agregado poder retomar la práctica de almorzar o cenar en el seno familiar, y que la gente deje de tener el comedor comunitario como única alternativa”, destacaron sus creadores.

El producto ya estará condimentado y saborizado. De esta forma, los consumidores solo deberán hidratar las raciones y luego cocinarlas al fuego en una olla.

La formulación de los alimentos incluirá carbohidratos, proteínas, lípidos (aceite vegetal), vitaminas y minerales, en proporciones recomendadas por especialistas de la universidad.

"En este momento estamos trabajando con 3 recetas: guiso de arroz y vegetales, guiso de lentejas y vegetales, y guiso de arvejas y vegetales”, explicó Juan Manuel Santillán, uno de los profesionales a cargo del proyecto, aunque adelantó que las opciones se irán ampliando.

Desde el Rectorado aclararon que los productos elaborados en la Planta de la UNLP no serán comercializables. El objetivo del proyecto es poner la producción a disposición de los estados municipal, provincial y nacional, para cubrir las necesidades de los sectores más vulnerables en el marco de los diferentes programas oficiales de asistencia social.