23 julio 2021

Se reiteran los choques en Azcuénaga y Founier

En dos arterias en la que la modernización trajo el pavimento hace no muchos años, las malas conductas no dejan de resultar en fuertes impactos entre autos y motos. Anoche, un adolescente fue derivado a la Guardia del Hospital Julio de Vedia tras un nuevo siniestro en Azcuénaga y Fournier.

El tránsito que abandona Urquiza para cruzar las vías del ferrocarril por calle San Juan, la cual cambia de denominación para convertirse en Azcuénaga tras efectuar dicho cruce, se convierte en un cruce peligroso para aquellos que deciden girar a la izquierda en Fournier, aún cuando para quienes circulan en sentido contrario (es decir por Azcuénaga hacia el centro de la ciudad) se encuentran con un moderador (de los duros) antes de Fournier.

Muchos de los choques que se producen en esa esquina ni siquiera engrosan las estadísticas siniestrales porque cuando no hay heridos, no queda registro policial del mismo, pero para muestra podemos recordar el choque de una moto y un Ford Ka en Julio del 2020, o el impacto de otra moto contra un VW Gol en situaciones calcadas a la de anoche, cuando un Ford Fiesta color gris oscuro fue impactado por una motocicleta RMV Cross en la puerta trasera derecha y neumático trasero derecho.

El automóvil, conducido por Sofía N. (22) que quedó en el lugar con la luz de giro encendida (haría presumir que señalizó su maniobra), fue impactado por la moto, mientras que el conductor de ésta, Thiago M fue derivado en ambulancia al nosocomio local con excoriaciones varias.

Intervino Policía Comunal, que mantuvo el tránsito cerrado por calle Azcuénaga entre Urquiza y Fournier durante una hora aproximadamente.

 

Algunos opinan que deberían retirar los camiones del lugar (en todos los choques que presenciaron nuestros cronistas había camiones en la cercanía), otros que hace falta más luz en el lugar, aunque cuenta con iluminación led la calle Azcuénaga. También están los que sugieren un semáforo que habilite el giro (se respetará?), y otros piden que Fournier sea mano única desde Mendoza hasta Azcuénaga, para evitar el giro de automóviles, que deberían ingresar a este sector de la ciudad por Mendoza (adonde se producían antes muchas colisiones). Cualquiera de estas medidas dejaría una vez más al descubierto, la desidia de muchos al tomar un volante o un manubrio entre sus manos y salir a manejar y no "conducir". Desde nuestro punto de vista, falta más respeto, más atención y menos velocidad; pero todo eso se logra con educación vial, una materia que nuestro distrito aún no ha sabido aprobar.