5 diciembre 2021

Purmamarca: el pueblo más lindo de la Argentina

Una revista de viajes realizó una encuesta y se consagró la Quebrada jujeña. Conocé cuáles son los 10 elegidos.

El pueblo de Purmamarca fue elegido el más lindo de Argentina en una encuesta que realizó la revista Lugares en su cuenta de Instagram. En el ranking hay dos destinos jujeños, ya que se ubicó en el 5° lugar Tilcara.

Los paisajes más destacados del país:

1- Purmamarca, en Jujuy

Un apacible pueblito de la quebrada adoptado por el turismo gracias a su icónico Cerro de los Siete Colores, la plaza poblada de artesanos y una hotelería de gran categoría.

2- Cachi, en Salta

Sus casas blanqueadas, los letreros en madera de cardón y los faroles presentes en sus calles de impronta colonial no son casuales: en 1978 se llevó a cabo el primer plan de preservación urbana del pueblo.

3- El Chaltén, en Santa Cruz

De bastión de soberanía a meca del trekking argentino, es de los pueblos más jóvenes, con apenas 35 años. Hoy abundan las camperas de pluma y el windgurú es tan importante como aprender que el nombre original del cerro que todo lo domina no es Fitz Roy sino «Chaltén» (montaña que humea).

4- Villa La Angostura, en Neuquén

El destino más exclusivo de los Siete Lagos renació, paradójicamente, después de la erupción del volcán Puyehue, que lo cubrió de cenizas en 2011. El lago adquirió el color del Caribe. Las playas se ven amplias y claras. La vegetación es más verde y tupida.

5- Tilcara, en Jujuy

Es la capital arqueológica del noroeste (por el célebre Pucará) y el mejor centro de servicios de la Quebrada. En sus calles se multiplican posadas, restaurantes y peñas folclóricas, además de ser sede privilegiada del Carnaval.

6- Iruya, en Salta

Está en Salta, pero se accede desde Jujuy. El camino es una fiesta. Las vistas son impresionantes, sobre todo al atardecer, cuando la luz enciende los colores de los cerros. Y se pone mejor cuando a los 4.000 metros, en el límite con Salta, empieza la bajada de cornisa.

7- San Antonio de Areco, en Buenos Aires

A sólo 115 km de Capital, es uno de los pueblos que mejor cultiva la tradición. Se mantiene vivo y colmado de emprendedores que adoran su equilibrio entre lo antiguo y las nuevas tendencias. Atrae tanto por su historia, su huella gaucha y pulperías, como por su buena mesa y originales hospedajes.

8- La Cumbrecita, en Córdoba

Las familias de pioneros alemanes veraneaban allí mucho antes de que hubiera asfalto y tantos turistas que hizo falta declarar al sitio “pueblo peatonal”. Hay que trepar a pie las colinas de robles y adebules que llevan al arroyo Almbach o subirse al trencito de Peñón del Águila (parque con tirolesa, rappel, comidas y cerveza artesanal).

9- San Martín de los Andes, en Neuquén

La arquitectura típica de montaña, la variedad de alojamientos y actividades (se consolida como Capital Nacional del Mountain Bike), la temporada invernal en el cerro Chapelco y los veranos en el lago Lácar, lo convierten en lugar ideal tanto para visitar como para vivir: muchos porteños lo eligieron para instalarse y nunca más se fueron.

10- San Javier, en Córdoba

En este pueblo de Traslasierra todavía se puede dar la vuelta a la plaza en burrito, hay casas de adobe, calles de tierra, fábricas de aceite de oliva y tres bodegas. Son muchos los que rehuyeron de la vida urbana para instalarse en este valle magnético y desarrollar emprendimientos ligados a la naturaleza.

Fuente: La Nación.