31 julio 2021

Empezó la investigación sobre el origen del Covid


La misión de la OMS ya inició la pesquisa en Wuhan para encontrar certeramente el origen de la pandemia y así, comprender más al virus.

Lunes, 23 de noviembre de 2020.

Días después de cumplirse un año del primer caso de COVID-19 detectado en Wuhan, China, la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició la investigación para encontrar certeramente el origen de la pandemia y así, comprender más al virus.

Hasta el momento, nunca se identificó al "paciente cero", el primer humano contagiado y que comenzó a transmitir la enfermedad. Solo se sabe efectivamente que los parientes más cercanos del virus se encontraron en murciélagos en la provincia china de Yunnan, en 2013 y 2019, aunque los primeros infectados estuvieron a más de mil kilómetros, en Wuhan.

Es muy posible que "el virus ya estuviera circulando antes de que el ser humano se diera cuenta de que estaba allí", consideran expertos como el virólogo estadounidense Ian Lipkin, que participó en la investigación para encontrar el inicio del MERS en 2015.

Ante esto, el equipo investigador de la OMS celebró su primera reunión preliminar por videconferencia. Tras meses de negociaciones con el Gobierno chino, la entidad dependiente de las Naciones Unidas acabó de publicar muy discretamente su plan para el desarrollo de la pesquisa.

La misión tendrá dos fases y correrá a cargo de 10 expertos chinos y otros 10 internacionales, entre ellos epidemiólogos, virólogos, expertos en salud pública, zoólogos y permisos en salud alimentaria de Rusia, Australia, Sudán, Dinamarca, Holanda, Alemania, Japón, Vietnam, Reino Unido y Estados Unidos. La primera fase comenzará en Wuhan y luego, se ampliará. En la segunda, se abordarán estudios a más largo plazo.

Al principio, una de las ramas de la pesquisa llevará a los expertos al mercado de mariscos de Huanan, donde inicialmente se creyó que podría haber tenido origen la enfermedad y que acogían 653 puestos que vendían verduras, pescado y todo tipo de animales domésticos y salvajes, vivos y muertos. Un estudio encontró que entre los primeros 41 casos, una treintena tuvo contacto con el mercado; el resto, no, entre ellos tres de los primeros cuatro contagiados.

Pero en los primeros días, cuando se sospechó que era el origen de la enfermedad, se cerró precipitadamente y se sacrificó a los animales, sin tomarles muestras. Sí se mantuvieron piezas congeladas, así como muestras ambientales recogidas del suelo, de pomos de puertas o de desagües. Según el plan, en total se obtuvieron 1.200 especímenes y ninguna de las 336 muestras obtenidas de los animales mostró rastros de SARS-CoV2. En cambio, un 8% de las ambientales sí dieron positivo.

También, se examinarán los historiales médicos de los pacientes en los hospitales de Wuhan y entrevistarán a los primeros casos. Sobre todo, analizarán muestras de sangre tomadas antes y después de que se detectara el foco, y almacenadas en los hospitales, en busca de posibles anticuerpos.

Los especialistas analizarán muestras de sangre tomadas antes y después de que se detectara el foco en China.