25 julio 2021

Aberrante apreciación de un Fiscal y escándalo


Fiscal descartó hipótesis de abuso sexual porque las características físicas de la víctima “no daban para eso”.


 


 

Miércoles 15 de julio de 2020.

 

Lo afirmó la fiscal Leila Scavarda respecto de la investigación por la desaprición de Andrea Esnaola, ocurrida hace 4 años. Se basó en una pericia del Ministerio de Seguridad de la Nación.
Una fiscal bonaerense, Leila Scavarda, titular de la UFI 12 de Bahía Blanca, quedó en el medio de una polémica tras descartar la hipótesis de un crimen sexual tras considerar que las “características físicas” de la víctima “no daban para eso”.

Se trata de la causa iniciada a partir de la desaparición de María Andrea Esnaola, vista por última vez en 2015, en la localidad de Pehuen Có. Hoy, la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº12 dio a conocer un informe -una “autopsia psicológica”-, de la que extrajo una conclusión cuanto menos polémica.

El estudio fue elaborado por la Secretaria de Cooperación con los Poderes Constitucionales, Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación y tiene como finalidad esclarecer casos en los cuales no hay suficientes elementos para esclarecer una desaparición o una muerte.

En el caso de Esnaola, que lleva cuatro años desaparecida sin que se pueda establecer qué es lo que ocurrió con ella, se apostó a construir un perfil psicológico que permita esclarecer su “estado mental” y las “condiciones de vida” al momento de su desaparición.

El estudio consideró cuatro hipótesis: desaparición por suicidio, desaparición con fines criminales, desaparición voluntaria o desaparición con accidente eventual. Tras analizar la evidencia, los especialistas consideraron que había “condiciones de vulnerabilidad psíquica, tanto personales como sociales (trastorno de personalidad, enfermedad psiquiátrica, aislamiento social)”. También ausencia de “recursos necesarios para afrontar un conflicto percibido por ella como altamente estresante”.

Así, llegaron a la conclusión de que “la hipótesis de un suicidio impulsivo como fuga o escape es la que reúne mayor cantidad de elementos objetivables (declaraciones e información médica), volviéndose así de mayor probabilidad”.

La Fiscal de la Causa realizó una interpretación más taxativa del informe y encendió una feroz polémica. En declaraciones a La Nueva, afirmó que en el caso de Esnaola “no puede haber desaparición con fines criminales porque era una mujer de bajo perfil, no tenía dinero ni podía ser objeto de alguna situación sexual porque sus características físicas no daban para eso”.