27 enero 2023

CON LOS CORDONES AL CUELLO

Lunes 27 de agosto de 2018.

La Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina advierte que se perdieron 6.000 puestos de trabajo en el sector desde la apertura de importaciones.

Los últimos 60 trabajadores de la reconocida fábrica de zapatillas Gaelle, ubicada en Brasil 373, de la localidad de Piñeiro, Avellaneda, se encontraron el jueves 22 de agosto, con las persianas bajas y carteles en la puerta de la planta donde se les informaba un cese de las actividades. Debido a la baja en las ventas y a la apertura de las importaciones, la empresa comenzó en mayo de 2016 con el despido de la mayoría de los 300 operarios que tenía hasta ese momento. Los despidos y retiros voluntarios del personal se realizaron en pequeños grupos durante todo este tiempo hasta llegar a solo con los 60 que quedaban hasta ayer cuando los titulares de la empresa decidieron cesar las actividades.

Desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (Uticra) advirtieron que el sector atraviesa una crítica situación por el aumento de las importaciones y la caída de las ventas, que derivó en el cierre de fábricas y reducción del personal.

Es por eso que desde el sindicato reclamaron al Gobierno nacional el cierre de las importaciones por el plazo de un año ya que, según denunciaron, este aumento “exponencial” produjo el cierre de medianas y pequeñas fábricas, y una masiva reducción de personal en las plantas industriales: aseguran que se perdieron 6.000 puestos de trabajo, entre despidos directos o encubiertos bajo la modalidad de retiros voluntarios.