23 julio 2021

SOBRE LO "NO" LLOVIDO, CHINCHES...

La Niña deja su impronta en soja y más en cultivos tardíos y de segunda, con el agravante de tener que afrontar los efectos de las plagas, de acuerdo a un informe que dio a conocer el Ing. Agr. Antonio Martín, de la agencial INTA de Chivilcoy.

Sábado 10 de marzo de 2018.

La Niña deja su impronta en soja y más en cultivos tardíos y de segunda, con el agravante de tener que afrontar los efectos de las plagas. Lamentablemente es el riesgo de producir a campo, lidiando, además, con factores abióticos no manejables. Y como hay que “medir” los pesos, hoy con más razón, hay que evitar perder kilos por efecto de las plagas, como por ejemplo las chinches en la soja.

Desde la agencia INTA Chivilcoy, el Ing. Agr. Antonio Martín, dio a conocer un informe a LA RAZON, detallando que hay mucha variabilidad en la especie presente, aunque son más frecuentes Piezodorus o Dichelops en la soja de primera, hasta el momento.

Una faceta positiva –en cierta manera– en cuanto al impacto de las plagas en la presente campaña, es que sus niveles de presencia no han sido graves, hasta el momento. Y, más precisamente, ello es positivo en las actuales circunstancias, caracterizadas mayormente por el déficit no solo hídrico sino seguramente productivo. Porque si se hubieran dado elevadas densidades de plagas, por ejemplo, se habrían complicado más aún los ya magros resultados económicos producto de la seca. Resultados que pueden inferirse a esta altura de la campaña sojera estimando a través de apreciaciones preliminares de lotes en distintas zonas de la región pampeana.

Tal afirmación sobre la actual presión de plagas –que obviamente es muy general mientras que las reales situaciones en biología no son homogéneas– no significa que no han aparecido plagas ni que éstas no hayan requerido de tratamientos de control para proteger al cultivo de soja contra arañuelas, medidoras, bolillera, trips, barrenador de los brotes, etc. Aunque, cabe remarcarlo, si bien la presencia de estas adversidades han sido mayores que las registradas en la campaña anterior, el esfuerzo en proteger al cultivo contra plagas en la campaña 2017/18 está lejos de compararse con los peores ciclos agrícolas.

El registro de intensos ataques hoy no es el caso, salvo excepciones desde luego, en cuanto a chinches en lotes de soja en el núcleo de nuestra amplia región pampeana, al menos en cultivos de primera sembrados en época. Ello resulta de gran importancia, productiva y económica, ya que las distintas especies de hemípteros pentatómidos se encuentran, en general, en densidades leves o a los sumo moderadas en algunos casos. La tendencia registrada hasta el momento, principios de marzo, señala la predominancia de niveles de chinches por debajo de los niveles de daño económico.

Fuente: La Razón de Chivilcoy.