21 septiembre 2021

Ruta 7: REFUERZAN EL TERRAPLEN EN LA PICASA

1486732465211
Esta mañana se iniciaron las tareas de fortalecimiento del terraplén que sostiene la ruta 7 a través de la laguna La Picasa, donde el nivel de la laguna está a pocos centímetros de la calzada y se acentuó el socavamiento de las banquinas. Además, en varios sectores de ese tramo hay barro y pastos sobre la cinta asfáltica, tornando peligrosa la circulación.

Viernes, 10 de febrero de 2017

La ruta 7 está cortada entre Rufino y Diego de Alvear porque en el tramo que atraviesa La Picasa, operarios de Vialidad nacional comenzaron los trabajos de colocación de piedra reforzando los bordes del terraplén.

Esta mañana se iniciaron las tareas de fortalecimiento del terraplén que sostiene la ruta 7 a través de la laguna La Picasa, donde el nivel de la laguna está a pocos centímetros de la calzada y se acentuó el socavamiento de las banquinas. Además, en varios sectores de ese tramo hay barro y pastos sobre la cinta asfáltica, tornando peligrosa la circulación.

El intendente de Rufino natalio Lattanzi, se hizo presente en el lugar donde se desarrollan las tareas. Y advirtió que si bien el gobernador de Santa Fe ordenó la construcción del canal que por gravedad haría bajar el nivel de la laguna, Buenos Aires se sigue oponiendo a que desde la Picasa deriven excedentes hídricos hacia el Río Salado.

El tránsito se desvió por la 14, para tomar la 8 y luego la 33, un by pass de 200 kilómetros. Existe una gran preocupación en la zona.

A raíz de las nuevas lluvias que comenzaron a azotar el sur santafesino, la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) decidió cortar completamente la circulación en la ruta nacional Nº 7, entre los kilómetros 369 y 423, a la altura de la laguna La Picasa.

Así lo confirmaron ayer a La Capital fuentes del organismo, desde donde informaron que los desvíos se realizan por la ruta provincial Nº 14 (en sentido este-oeste); se va por allí hasta la ruta nacional 8 para retomar la 33 y volver a la 7.

Si se circula en sentido contrario, el recorrido es exactamente al revés. Vialidad Nacional ya había informado que entre los kilómetros 386 y 385 se había producido una socavación profunda sobre el terraplén, mientras que los guardarrails también fueron desplazados por efecto del agua.

Ante esta situación, el organismo vial tenía bosquejadas posibles intervenciones sobre esta ruta, de acuerdo a los distintos escenarios que se pudieran producir en los diez kilómetros críticos en los que la ruta pasa sobre la laguna.

Uno de ellos fue el que se aplicó ante la situación de riesgo. Esto fue lo que ocurrió ayer por la mañana. Aunque no se especificó cuánto tiempo duraría esta interrupción, al cierre de esta edición la ruta permanecía cortada.

Se estimaba que hoy podía restablecerse un tránsito controlado. El presidente comunal de Diego de Alvear, Daniel Sagardía, explicó a este diario que el corte se definió como una medida preventiva, ya que ayer cayó mucha lluvia sobre la zona y existía peligro en la circulación. “No se cortó porque haya habido un inconveniente puntual, pero fue una medida de prevención”, explicó. Y contó que se está estudiando la modalidad de un futuro corte cuando se hagan los trabajos para fortalecer el terraplén y evitar que el oleaje no se meta adentro de la ruta.

No obstante, para Angel Borello, coordinador de la Comisión de Asuntos Hídricos de la Confederación de Asociaciones Rurales de la provincia de Santa Fe, esta es una “muerte anunciada. Con una cota en 104,40, el viento genera un oleaje que afecta a la banquina y a la carpeta asfáltica. La situación no puede ser más peligrosa”, sostuvo. Borello estuvo justamente reunido ayer con el gobernador Miguel Lifschitz; con el ministro de Infraestructura y Transporte, José Garibay, y con autoridades de la Secretaría de Asuntos Hídricos, a quienes planteó la construcción de un canal para bajar la cota de la laguna.

Crédito: La Tribuna del Sur