18 septiembre 2021

Pochoclo para todos: ESTALLO SILO CON MAIZ EN BOLIVAR

dsc_3186_r9209_r5026_resampled-jpg

Jueves 8 de setiembre de 2016.

La planta de la firma Cargil ubicada en la localidad de Juan Francisco Ibarra (Bolívar), sufrió el lunes un accidente al estallar uno de los silos que se encontraba lleno de maíz, que se derramó en los alrededores del contenedor llegando, incluso, hasta superar las vías del ferrocarril, muy cerca de la vieja estación ahora cerrada.

De acuerdo a datos recogidos en el lugar, algunos de ellos corroborados más tarde por el área de Comunicación Institucional de la compañía, el hecho sucedió a las 6.38 de la mañana cuando, por motivos que son materia de investigación, un silo contenedor de aproximadamente 800 toneladas de maíz literalmente “estalló”, provocando la salida de los granos.

El relato de pobladores del pequeño pueblo perteneciente al Partido de Bolívar da cuenta de que, en el momento, un “impresionante ruido” se sintió producto de la caída estrepitosa de las chapas que, tal como puede apreciarse en las imágenes obtenidas, quedaron retorcidas y esparcidas por el suelo.

También de acuerdo a lo informado por fuentes seguras, si bien en ese momento había operarios en la planta, ninguno de ellos resultó afectado y fueron evacuados siguiendo los protocolos correspondientes.

El diario "La Mañana" de la vecina ciudad, efectuó consultas ante el encargado de la planta, Diego González, quien derivó la inquietud al área de Comunicación, que hizo llegar el presente comunicado:

“En la mañana del día 5 de setiembre siendo la hora 6:38 Hs. de la mañana se produjo el colapso de un silo aéreo, causando solo daños materiales.A raíz del mismo, y tal como lo establece el procedimiento, se realizó el plan de emergencia evacuando a todos los empleados que se encontraban en la planta. Al momento el equipo de ingenieros está trabajando en el lugar, investigando las causas que originaron este incidente. Firma este parte Aldo Massó, de la empresa Massó& Asociados.

La empresa no detalla las demoras que pueda haber hasta que la planta pueda volver a funcionar. Sin embargo, dada la magnitud del inconveniente y las tareas periciales que con seguridad deberán practicarse, es dable suponer que la misma permanecerá sin actividad por muchos días.