18 octubre 2021

¿CHAU CHIP?

Tanto las SIM tradicionales, como las Micro SIM y las Nano SIM tienen los días contados. Uno de los temas a tratar en el próximo Mobile World Congress es la e-Sim, el próximo estandar en comunicaciones.

sim-micro-sim-nano-sim

Miércoles 3 de febrero de 2016.

Uno de los temas de los que seguramente se hablará en el próximo Mobile World Congress en Barcelona será la SIM Electrónica como el nuevo estandar de comunicación propuesto por la GSMA, asociación que agrupa a todas las operadoras de telefonía móvil del mundo.

¿En qué consiste? Básicamente, en la extinción de todo tipo de tarjeta externa (tanto SIM como Micro o Nano SIM, las conocidas hasta ahora), que dejará paso a las e-SIM (por Electronic SIM) ya incorporadas a cada aparato de fábrica. El cambio implicará no solamente la eliminación de la necesidad de los usuarios de cambiar la tarjeta cada vez que cambian de aparato, proveedor del servicio o incluso plan, sino que también ahorraría a los fabricante la necesidad de ranuras lectoras para insertar las SIM convencionales en los equipos y simplificaría muchísimo el proceso de hacer cambios de operador.

Actualmente en avanzadas etapas de desarrollo técnico, la e-SIM será reutilizable y grabable para todos los operadores, y es justamente esa simplificación en el cambio de empresa (lo que se podrá hacer incluso sin la necesidad de acudir personalmente a un centro de atención) lo que podría intensificar la lucha de las firmas de telefonía por mantener la fidelidad de sus clientes.

Las conversaciones entre los fabricantes para estandarizar la e-SIM avanzarán mucho durante 2016, sobre todo con la GSMA a punto de proveer la arquitectura técnica necesaria. Especulaciones recientes (de las que se hacen eco sitios como RCR Wireless) ponen a popes de la industria como Apple o Samsung al frente de las tratativas en torno a la e-SIM, por la mencionada baja en el costo de manufactura de los aparatos.

Así las cosas, con más ventajas que desventajas para todos los jugadores del negocioi de telefonía móvil, las operadoras evalúan como inevitable la implementación de la e-SIM, y tienen la esperanza de poder implementar cambios de software que al menos le permitan vincular de algún modo duradero el aparato con las ventajas de mantener el servicio de conectividad.