16 octubre 2021

UNA NOCHE “ARLT” AL ESTILO “BIANCO”

1

Martes 15 de Diciembre de 2015.

El viernes 18 desde las 21 hs., La Esquina Arte & Cultura, se transforma nuevamente en escenario para que artistas nuevejulienses nos trasladen a otras épocas e historias. De la mano de María Belén Bianco y el grupo de taller de teatro adolescente, Jazmín López Marino, Isabella Buonno, Leandro Moscato, Camila Báez, Trinidad Rodríguez Crespo, Iñaki Asenjor Aguerre, Martina Sgurudis, Alejo García, Juanse Riva, Macarena García Campos y Victoria Arozamena. Representarán “La Isla Desierta” y “Un Hombre Sensible” de Roberto Arlt, quién plasmó el origen de una ficción distinta, desafiante, anárquica e inimitable con un sabor tan adolescente que perdura a través del tiempo.. El valor de la entrada es $50.
 
Sinopsis de las obras:
En "La isla desierta", como bajo el efecto de un hechizo, los oficinistas se imaginan en un lugar paradisíaco. Este viaje imaginario viene de la mano del relato de un personaje singular, Mulato, el ordenanza de la oficina. Si bien conocemos su nombre, Cipriano, siempre es denominado por su color de piel. Lejos de ser un personaje sumiso, como podría suponerse por su condición de ordenanza, es un hombre rebelde y de carácter instigador que va a poner en funcionamiento la pequeña tragedia vivida por los otros personajes.
El mulato se presenta ante sus compañeros como un verdadero experto en lo relacionado con lo náutico: conoce el tonelaje y el calado de los buques, el recorrido que realizan, el astillero en el que fueron construidos, el día que los botaron y todo lo referente al arte de navegar. Según él y por sus conocimientos, merecería ser ingeniero naval o capitán de fragata. A pesar de la incredulidad, e incluso de la burla con que los otros personajes oyen el relato de su experiencia marinera, él sigue su relato dando detalles de cada lugar que vistió. Poco a poco, logra que los oficinistas se involucren en sus descripciones de lugares de increíble belleza y “escapen” de la mediocridad de sus vidas.
Pero pronto, este ensueño o engaño se rompe cuando se abre la puerta y aparecen el director general y el jefe y los encuentra bailando en la oficina. El director da la orden de despedir a todo el personal y poner vidrios opacos en las ventanas para evitar que el exterior los distraiga.
La obra presenta dos fuerzas contrapuestas: por un lado, la vida rutinaria y oscura representada por Manuel y los demás empleados y, por el otro, el deseo de una vida feliz y aventurera motivada por la presencia constante de los buques que ven por los ventanales y el relato de Mulato. Sin embargo, pareciera que una existencia mejor solo se puede realizar en un mundo imaginario y no en la realidad.
La trama de "Un hombre sensible" repite la idea de una vida monótona y desdichada de un grupo de empleados de una oficina. Los empleados están amargados y parecen seres alienados. También hay una ventana, pero está enrejada “con barrotes de bronce”. Este oscuro y rutinario espacio se ve alterado con la aparición del rentista, que insiste en ir a buscar a su amigo Rosma en horarios en que este no está y con una indignación cargada de ironía se burla de los empleados por la ausencia de su amigo. Si bien los empleados perciben la burla que esconden sus palabras, sienten que de alguna manera les está mostrando la realidad que no pueden cambiar.
Cuando finalmente el rentista y Rosma se reúnen en un café, el primero sigue burlándose y lamentándose de la vida de su amigo. Sin embargo, a pesar de no tener que trabajar, el personaje del rentista también lleva una vida aburrida y rutinaria. No puede escapar de la monotonía y pasa las horas burlándose de quienes, como él, están encerrados en una realidad de la que les gustaría escapar.
En ambas piezas teatrales se manifiestan con claridad aspectos propios del estilo de Arlt que ya estaban presentes en su narrativa: la vida miserable del hombre que debe pasar las horas de su vida en una oficina, la evasión de una realidad pobre y aburrida por medio de la imaginación, a un mundo mucho más feliz pero a la vez irreal.