UNA “DESCARTABLE” PARA EL ASADETE