25 mayo 2024

Un joven debió cambiarse de escuela a raíz de la violencia que sufría

El menor viene de ser atacado en el colegio por otros adolescentes que intentaron robarle. Hace poco una alumna de un secundario de Mar de Ajó terminó internada por los golpes recibidos en un recreo.

 

Un nuevo episodio de violencia se registró en una institución educativa de nuestra Provincia y un chico debió cambiarse de escuela luego de que otros alumnos lo golpearan de forma brutal para intentar robarle.

El caso se registró en la Escuela Secundaria Nº 12 de Santa Teresita el miércoles y, tras realizar la denuncia correspondiente, la familia del menor golpeado dio a conocer los detalles de la situación que generó que el chico deba cambiarse de escuela.

La víctima tiene 13 años y fue atacado por otros tres chicos de 14 y 15 años quienes intentaron robarle el celular y, al no lograrlo, lo golpearon brutalmente y le robaron una gorra.

El padre se enteró de lo sucedido a la salida de la escuela, ya que cuando fue a retirarlo lo hicieron pasar a la dirección donde el chico estaba sentado con fuertes golpes en el rostro por lo que fue trasladado al hospital de Santa Teresita.

“No me habían avisado nada de lo que había pasado. Nunca me llamaron, cuando llego me encuentro con este panorama”, reclamó Pablo Maldonado, padre del menor.

En declaraciones a Costa de Noticias, el hombre remarcó que “la situación fue bastante grave porque lo lastimaron. Cuando le pregunté a la directora si ella estaba al tanto de la situación que estaba ocurriendo, me dijo que no sabía nada porque estuvo de licencia. La mamá ya había hablado con la vicedirectora sobre situaciones anteriores que habían pasado, pero parecía que nadie estaba al tanto. De hecho, la médica que lo atendió en la Guardia del hospital le dijo que a directora que era la segunda vez que desde esa escuela traían a un chico con esta problemática”, agregó.

El padre de la víctima contó que “había una denuncia preexistente contra estos chicos que son menores y ya tienen antecedentes” y agregó: “Al nene hoy lo cambiamos de escuela porque no sabemos qué puede llegar a pasar el día de mañana si lo agarran estos chicos. Incluso, en una oportunidad, estos chicos andaban con un cuchillo tramontina y lo querían cortar. También, cuando hice la denuncia penal me explicaron cómo es la situación y nos dieron los botones antipánico para que podamos resguardarnos”.