30 mayo 2024

Líderes del mundo llaman a la calma y piden contención

En medio de la escalada de tensión entre Irán e Israel, la mayoría de los líderes mundiales llaman a la contención para evitar una extensión del conflicto en Oriente Medio.

Rusia, uno de los principales aliados de Irán y embarcado en la invasión de Ucrania, expresó su preocupación por la "peligrosa escalada" en la región y llamó a las partes a "actuar con moderación".

"Llamamos a todas las partes involucradas a que actúen con moderación. Esperamos que los Estados de la región resuelvan los problemas existentes por medios políticos y diplomáticos", dijo un comunicado oficial del ministerio ruso de Exteriores.

En el otro lado, los principales líderes occidentales, especialmente los europeos, rechazaron la ofensiva iraní y llamaron a la calma ante la amenaza de la extensión de un conflicto que tiene su foco en la guerra que Israel mantiene con el movimiento islamista Hamás en la Franja de Gaza.

Más contundente se ha mostrado el presidente estadounidense, Joe Biden, principal aliado de Israel, quien el sábado garantizó su apoyo al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, tras asegurar que las fuerzas estadounidenses han contribuido a frenar ese ataque y que tratará de coordinar con sus homólogos del G7 una respuesta diplomática.

Y el Papa Francisco lanzó este domingo un "llamamiento urgente" para que se detenga cualquier acción violenta que conlleve el riesgo de "llevar Oriente Medio a un conflicto aún mayor".

X de Papa Francisco

Precisamente, la Presidencia italiana del G7 ha convocado este domingo de forma oficial una videoconferencia con los líderes de las siete democracias más ricas del mundo y lo mismo hará el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, convocado por Israel.

Mientras Irán ha amanecido en una aparente normalidad tras los ataques nocturnos, Israel ha lanzado este domingo nuevos ataques contra posiciones de la grupo Hizbulá, aliado iraní, en el vecino Líbano, que ha sido contestado con nuevos lanzamientos de decenas de cohetes contra puestos militares israelíes en los Altos del Golán.