30 mayo 2024

Secuestro de cocaína en Morteros: un nuevejuliense implicado

Se trata del conductor del camión que viajaba desde la provincia de Salta a la de Buenos Aires. Su acompañante negó los hechos y pidió que lo excarcelen. Ambos se encuentran detenidos en la cárcel de San Francisco.

Héctor Jara (50) reconoció este martes ante el juez federal Pablo Montesi haber sido contratado para transportar al menos 156,9 kilogramos de cocaína desde Orán, provincia de Salta, hasta provincia de Buenos Aires, en un camión Scania que fue controlado por Gendarmería Nacional sobre ruta provincial 1, a la altura de Morteros el pasado sábado.

Su acompañante, Mauro Cardozo (22), negó su participación en los hechos y mediante sus abogados pidió ser excarcelados. Ambos fueron imputados este lunes por el delito de “transporte de estupefacientes” y se encuentran detenidos en la cárcel de nuestra ciudad.

Jara es oriundo de la localidad bonaerense de 9 de Julio y conducía el vehículo que transportaba maderas y a la vez llevaba oculta la droga en 147 ladrillos. Junto a Cardozo salieron desde San Ramón de la Nueva Orán, Salta, hacia provincia de Buenos Aires. Sin embargo, fueron interceptados por efectivos del Escuadrón Seguridad Vial de Gendarmería Nacional, con asiento en San Francisco.

Además de incautar la droga también secuestraron dinero en efectivo (1.102.800 pesos), dispositivos móviles y documentación. Asimismo, se procedió a allanar un inmueble ubicado en la ciudad de Morteros, donde se secuestró un arma, cartuchos, y demás elementos de interés la causa. A la par, se practicaron dos allanamientos en los respectivos domicilios de Jara y de Cardozo en donde se secuestraron una escopeta, teléfonos celulares y documentación que sería de utilidad para profundizar la investigación.

Las maderas a Buenos Aires y ¿la droga?

Los gendarmes observaron bultos sospechosos debajo de las maderas que terminaron siendo “ladrillos” de droga. Según pudo conocer El Periódico, se encontraban repartidos en cajas, algunas con nombres y apodos.

Los investigadores piensan que no toda la droga iba hacia ese destino final que tenían las maderas, sino que los transportistas la iban dejando en el camino, siguiendo una ruta.

Actualmente se están peritando celulares de los cuales podría surgir información relevante.

La causa, cabe destacar, está en manos de la fiscal federal María Marta Schianni.