29 febrero 2024

Un policía dejó salir a un preso para que visite a su novia a cambio de un asado

El oficial, que fue condenado e inhabilitado, le había dado permiso un rato antes de que su guardia finalizara.

 

Un oficial de la Policía de San Juan, identificado como Kevin Joel Agüero, fue condenado a un año de prisión condicional e inhabilitación por tres años para ejercer cargos públicos por dejar salir a un preso que cumplía con prisión domiciliaria.

Tras un juicio que se llevó a cabo en la provincia cuyana, el juez Rodolfo Figueroa lo sentenció al policía que, el 10 de octubre de 2002, permitió que Jorge Rosellot de 27 años y detenido con prisión domiciliaria, se ausentase de su domicilio para visitar a su novia en la localidad de Marquesado, departamento de Rivadavia.

A cambio de este “favor”, el sujeto condenado por daño agravado y lesiones agravadas por el vínculo, pero con prisión domiciliaria por problemas de salud, logró convencer a quien debía ser su custodio.

El detenido tenía que permanecer en su casa con una tobillera electrónica, pero le pidió al oficial que lo cubriera, que “saldría solo un rato” y que volvería antes de que su guardia finalizara, exactamente a las 22. Pero no regresó en el horario prometido.

 

De manera que el agente Fernando Neira, compañero de Agüero, dio el alerta tras percatarse de que Rosellot no estaba en su vivienda. Previamente, Agüero le mandaba mensajes al preso para que regresara, pero no lo hizo sino hasta la mañana siguiente.

Según la Fiscalía, la pericia telefónica hecha a través del GPS reveló que no estuvo en su casa aquella noche. También se comprobó que mintió cuando le tomaron declaración testimonial, por lo que piden imputarlo también por falso testimonio.