29 febrero 2024

Destacan el uso de cannabis medicinal para el tratamiento de la ansiedad y el Parkinson

En el evento que se desarrolló en La Rural hasta ayer, expertos resaltaron los efectos positivos para la reducción de dolores y dificultades en el sueño, entre otros síntomas.

 

Especialistas expusieron este sábado sobre el uso medicinal del cannabis tanto para tratar la ansiedad, como la enfermedad de Parkinson durante la Expo Cannabis, que se desarrolla en La Rural, destacando sus "efectos positivos" para la reducción de síntomas como dolores y dificultades en el sueño.

Este año en el Pabellón Cannabis Medicinal se ofrecieron conferencias, talleres, foros, entrevistas y presentaciones con distintos profesionales y especialistas en la temática.

La tarde de este sábado se realizaron charlas sobre "Cannabis medicinal para tratar la ansiedad" y "Cannabis y Parkinson: la eficacia de los tres quimiotipos".

Ante la mirada atenta de cientos de asistentes, el médico neurólogo y neurofisiólogo Alejandro Andersson, del Instituto de Neurología Buenos Aires (INBA), realizó su ponencia y afirmó que asiduamente el cannabis "sirve para los problemas motores, no motores y los invisibles del Parkinson, y los mejora".

Además, señaló que los síntomas no motores, como los trastornos de sueño, pesadillas, dolores, piel seborreica (piel escamosa y roja), fabricar mucha saliva, o constipación, pueden mejorar con el uso de cannabis medicinal.

Para tratar la segunda enfermedad neurodegenerativa más común, según explicó el especialista, en su consultorio utilizan lo que llamaron "el test de los tres quimiotipos", que se basa en buscar con rapidez cuál es el cannabis que mejor se adapta a cada paciente, mediante la vaporización e inhalación de la hierba.

"El aceite tarda una o dos horas en actuar, esto empieza a actuar a los minutos y tenés un resultado pleno a los 45 minutos, y se observa perfectamente en el consultorio. De esta manera, nosotros sabemos si podemos complementar su tratamiento de base con alguna fórmula de cannabis que le mejore algunos de sus síntomas", agregó.

Los quimiotipos que utiliza el especialista son tres: el primero con mayor cantidad de THC, otro en donde el THC y CBD son equivalentes, y el último donde prevalece el CBD.

En ese sentido, explicó que "en casos de epilepsia refractaria con el cannabis los síntomas mejoran entre un 40% y 80%, los dolores crónicos un 30% y la esclerosis múltiple mejora entre un 20% y 30%".

Por su parte, Gaspar Teverovsky Simonetta, médico psiquiatra, realizó su exposición sobre el uso de cannabis medicinal y la ansiedad.

Sobre la comunidad médica y la aceptación de la utilización del cannabis medicinal para complementar tratamientos, aseguró a Télam que cree que "somos heterogéneos y que cada uno va encontrando el camino que considera más verdadero y luminoso para poder ayudar a la gente".

"Tenemos que pensar en nuestra salud como un todo y que siempre la salud es integral. Tenemos un sistema endocannabinoide que nos ayuda a estar menos estresados y más regulados, a ese sistema lo podemos ayudar y alimentar para que funcione mejor", aseguró.

En ese sentido, ambos especialistas insistieron en la necesidad de mantener hábitos saludables como "disminuir la inflamación crónica que está dada por el tubo digestivo por los alimentos que ingerimos", mantener un buen sueño, actividad física y reducir el estrés crónico.

"Son nociones básicas de cuidado del cuerpo: una buena hidratación, una alimentación no inflamatoria y un buen hábito catártico de cuerpo y actividades que nos ayuden a centrarnos, como yoga, ejercicios de respiración, entre otros", aseguró el especialista.

Para el tratamiento de la ansiedad, el cannabis alto en CBD "colabora y ayuda a mantener nuestro sistema con baja ansiedad. Se pueden utilizar dosis bajas, porque lo que buscamos es dar incentivos de a poquito a nuestro propio sistema. Por eso lo utilizamos por gotas, una por la mañana y otra por la tarde".

Según explicó Simonetta, algunos de los beneficios que observan los pacientes son la disminución de ansiedad, mejoramiento de sueño, sobre todo la profundidad del sueño y la sensación de "sentirse descansado al día siguiente", disminución de los dolores, mejoramiento del estado de tensión del ser, entre otras.

Los pacientes tratan ansiedad con cannabis suelen ser de los más variados, en principio, el médico recomendó su uso a partir de los 21 años, pero aseguró que atiende personas que pasan los 40 o los 60 e incluso gente mayor de 80.