26 mayo 2024

Se registraron seis semillas de cannabis medicinal con tecnología Conicet

"Pachamama", "Malvina", "Conicet", "Ballena franca", "Mariquita" y "CENPAT" son los nombres de las seis variedades de semilla desarrolladas por el Concejo de Ciencia nacional.

Por primera vez seis variedades de semillas de cannabis con tecnología del Conicet se inscribieron en el registro del Instituto Nacional de Semillas (INASE). Además, semillas y clones de dos variedades, “Pachamama” y “Malvina”, se comercializarán y distribuirán con fines medicinales a través de una licencia otorgada por el Conicet a la empresa de Puerto Madryn Whale Leaf Farm.

El logro es de la Empresa de Base Tecnológica Cannabis Conicet, una firma nacida de la articulación entre el Consejo, una universidad nacional y un hospital público. En el acto de lanzamiento de las semillas, la presidenta del Conicet, el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, destacó la importancia de la soberanía sobre las semillas.

Los nombres de las seis variedades son ‘Pachamama’, ‘Malvina’, ‘Conicet’, ‘Ballena franca’, ‘Mariquita’ y ‘CENPAT’.

En el caso de las dos variedades que ya tienen incluso su licencia para comercialización, Pachamama y Malvina, se caracterizan por sus altos concentrados de distintos componentes importantes para el desarrollo de aceite medicinal.

Pachamama tiene una genética alta en cannabidiol (CBD) y Malvina en tetrahidrocannabinol (THC). A su vez, ambas variedades contienen diferentes concentraciones de terpenos, compuestos que actúan de manera sinérgica con el CBD y el THC. Con las dos variedades, que tienen diferentes concentraciones de CBD y THC, se podrán hacer fitopreparados de aceite medicinal, y su uso en diferentes patologías estarán indicados por profesionales de la salud.

En este sentido, Gregorio Bigatti, investigador del Conicet y uno de los coordinadores científicos de Cannabis Conicet, aseguró: “Nos da mucha alegría ver cómo después de trabajar tantos años sin un marco regulatorio, se puedan realizar estudios científicos bajo una normativa legal para comenzar a responder tanto a necesidades medicinales como a oportunidades de crecimiento en la industria del país”.

“Sentimos un orgullo y una satisfacción muy grande. Obtener el registro de propiedad de seis cultivares por parte del INASE es el resultado de un largo camino recorrido donde pusimos todo nuestro conocimiento y experiencia al servicio del desarrollo del sistema científico argentino”, afirmó Silvia Kochen, coordinadora científica de Cannabis Conicet y también de la Red de Cannabis de Uso Medicinal e Industrial del Conicet (RACME-Conicet).