15 junio 2024

Piden prohibir la venta de caños de escape ruidosos

Se presentó un proyecto en la Cámara de Diputados bonaerense para terminar con los cortes y las explosiones de las motos.

 

Argentina se encuentra en el quinto lugar respecto al índice de las poblaciones más ruidosas del mundo. Al menos así lo indicaron desde el equipo del diputado bonaerense por Juntos por el Cambio Valentín Miranda. El dirigente oriundo de Trenque Lauquen acaba de presentar un proyecto de ley que busca erradicar los cortes y las explosiones que se hacen con las motos.

La iniciativa que ingresó a la Legislatura con el acompañamiento del bloque opositor establece sanciones para quienes comercialicen escapes modificados. Según Miranda, con esto podrían "evitar ruidos molestos que afecten a la comunidad y ejercer un control sobre la venta de caños de escapes modificados". El objetivo final es que no circule por la vía pública ningún vehículo sin el equipamiento silenciador reglamentario.

"Los ruidos molestos causados en la actualidad por este tipo de vehículos constituyen un gran perjuicio para la vida cotidiana de los bonaerenses, y esto afecta a los 135 municipios de la Provincia, siendo un problema muy notorio en el interior", comentó Miranda. El legislador añadió que presentaron este proyecto "preocupados por cuidar la salud de la población bonaerense y, al mismo tiempo, por proteger la integridad de los motociclistas".

Entre los argumentos esgrimidos para defender la iniciativa, desde el entorno de Miranda señalaron que los ruidos generados por caños de escape libres llegan a escucharse a unos 500 metros de distancia y que "ante reiteradas repeticiones se vuelve un suplicio la convivencia". Asimismo, citaron informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los que se enumeran las consecuencias de vivir en entornos ruidosos.

Pérdida de audición, trastornos de sueño y de la conducta, daños psicológicos, mayor irritabilidad, cansancio crónico y mayor incidencia en enfermedades cardiovasculares. Son algunas de ellas. Por último, el dirigente radical recordó que "hay sectores de la sociedad que sufren más que otros esta problemática como el caso de las personas con autismo, quienes perciben con mayor intensidad los sonidos".