27 noviembre 2022

El Gobierno negó el pedido para que la Selección use brazalete negro

Poco después del fallecimiento de Hebe de Bonafini, se difundió el rumor de que el conjunto argentino usaría una cinta en homenaje. La única vez que el seleccionado utilizó un brazalete negro fue por la muerte de Juan Domingo Perón.

El Gobierno desmintió los rumores sobre un supuesto pedido a la AFA para que la Selección argentina use un brazalete negro en su partido inaugural frente a Arabia Saudita, en homenaje a Madre de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, fallecida este domingo, en la previa al inicio del Mundial de Qatar.

El presidente Alberto Fernández ayer decretó tres días de duelo nacional por el fallecimiento de la dirigente de los derechos humanos, y el martes, día del debut de Argentina contra Arabia Saudita, todavía estará vigente la medida, por lo que los rumores no tardaron en llegar.

Sin embargo, fuente del Gobierno aseguraron a NA que "no hubo nada", en lo que se refiere a una supuesta exigencia de la administración de Alberto Fernández para con la entidad que conduce Claudio "Chiqui" Tapia.

Pese a que el Gobierno negó el rumor, en última instancia, de caso existir el pedido formal por parte de la AFA, el organismo encargado de aprobar el uso de cualquier tipo de pronunciamiento político es la FIFA, algo que hasta el momento rechazó sistemáticamente.

El brazalete negro de la Selección

La emblemática cinta negra se usó una sola vez en la historia del seleccionado argentino. Ocurrió a causa del fallecimiento del presidente de aquel entonces, Juan Domingo Perón, el 1 de julio de 1974.

En paralelo, la Selección se encontraba disputando la Copa del Mundo de Alemania. Debido a que el gobierno argentino decretó tres días de duelo, el equipo intentó postergar su partido, previsto para el 3 de julio.

Sin embargo, las autoridades de la FIFA decidieron continuar con el cronograma mundialista. No solo hubo brazalete negro y bandera a media asta: a los 10 minutos de iniciado el encuentro, hubo un minuto de silencio en pleno partido, una situación inédita en la historia de los Mundiales.