9 agosto 2022

El salame más largo de Argentina se hizo en San Andrés de Giles

Desde el domingo 3 de julio el salame más largo de Argentina es de San Andrés de Giles con 133 metros. Esta 1ª Fiesta del Salame más largo de Argentina tuvo una convocatoria extraordinaria: miles de personas de la ciudad y distintos puntos del país se acercaron para participar. Chacinados La Vasquita, de la familia Meretta, organizó la fiesta con el auspicio de la Municipalidad de San Andrés de Giles. La misma se extendió desde antes del mediodía hasta las seis de la tarde. El lugar elegido fue avenida España entre av. Morgan y av. Scully.

SALAME MÁS LARGO DE LA ARGENTINA

Hubo puestos de artesanos, patio de comidas, degustación del salame, y grilla de artistas a propuesta de la Dirección de Cultura, Turismo y Patrimonio, quienes se presentaron en un escenario montado por la Municipalidad en av. España y Morgan, a pocos metros del reconocido comercio. Mostraron su arte: Compañía Municipal “Camino Real”; Boris, Taller de Danza municipal “Huellita Pampa” de Villa Ruiz, Andrés Cardozo, Grupo de Danza Ritmo de Mi Tierra, Sebastián Givanetone, Los Salamines y Vientos de Tradición. La conducción estuvo a cargo de Mummy Quinteros.

El intendente Miguel Gesualdi estuvo presente, subió al escenario y le entregó el escudo municipal a José María Meretta, quien junto a su familia y equipo de trabajo lograron este resultado.

MIDIÓ 133 METROS Y DESTRONÓ LOS 113 METROS DEL TANDILENSE

La confirmación de que nuestra ciudad tiene el salame más largo fue mediante la medición y certificación del escribano Estanislao Segurola, con una marca de 133 metros.

El Canal América hizo un móvil en vivo en el programa Recreo, en la esquina de Scully y España, contando con la figura del actor cómico Pichu Straneo, Dalia Gutmann, Dany Martins, Nazareno Mottola, entre otros, donde hubo juegos y payadas.

Los Fans del Rastrojero se sumaron con sus vehículos que siempre despiertan el interés del público.

La Fiesta atrajo el interés de miles de personas y al mismo tiempo permitió el ingreso de recursos genuinos mediante la venta de productos gilenses a los turistas, generando además un encuentro social, recreativo y cultural.