15 agosto 2022

Cada vez más médicos dejan de trabajar con las prepagas

Las bajas de los médicos de las prepagas se deben a los valores de los aranceles, desactualizados. El Colegio de Médicos solicita aumento en los honorarios.

Por el deterioro del salario y la subas de las cuotas de las prepagas las familias están migrando hacia opciones más baratas pero de menor cobertura, del lado de los médicos los bajos ingresos que perciben producen un éxodo de las cartillas de prepagas y obras sociales y la feminización de la profesión.

Con el deterioro del salario y tras los sucesivos aumentos en las cuotas de las prepagas, otro de los síntomas de la crisis en el sistema privado de salud es que se acelera el éxodo hacia coberturas de salud más económicas.

En ese escenario, aparecen las ofertas de bajo costo que ofrecen una cartilla de servicios más reducida para los que se resisten a migrar hacia el sistema público.

 

Aumentó 50% la demanda de planes alternativos más baratos

Según sondeos de la plataforma MiObraSocial.com.ar, que reúne en su sitio web la oferta de todos los prestadores privados, en lo que va del año aumentó un 50% la demanda de planes alternativos, que cuestan entre un 25% y un 50% menos que los más conocidos.

Con sueldos deprimidos el panorama es desalentador: desde comienzos de 2022, se autorizaron ajustes en las coberturas de medicina privada de un 22,5%: 9% (en enero), 6% (en marzo) y otro 6% (en abril).

A partir de este mes habrá un incremento del 8%, otro 10% acumulativo en junio y otro 4% acumulativo en julio. En total para el tramo mayo-julio la suba será del 23,55% y el acumulado del año superará el 51%.

En plata esto significa que para un grupo familiar (matrimonio con dos hijos), el plan más barato de Osde pasará a costar casi 60.000 pesos, en tanto que el de Galeno trepará a 51.000 y los de Sancor, Omint Global, Medife Plata y otros que oscilarán entre 45.000 y 50.000 pesos.

Las ofertas más baratas se circunscriben al Programa Médico Obligatorio (PMO), que incluye los servicios más básicos y se refuerzan con copagos y aranceles que se abonan por cada consulta, tratamiento o práctica ambulatoria extra.