7 diciembre 2021

Consejos para cuidar del sol a toda tu familia

Exponerse al sol de manera no adecuada puede generar manchas hasta cáncer de piel. Es fundamental cuidar a los más chicos.

Con la llegada del verano, comienzan las vacaciones en familia en la playa o la pileta. Pero en medio de esta diversión muchos se olvidan que la exposición excesiva al sol puede ser muy dañina para la salud, principalmente para los más chicos que tienen una piel sensible y las quemaduras pueden ser una causa de melanoma con los años. El cuidado del sol es vital.

En los adultos, el sol no solo potencia las manchas, las arrugas y genera problemas de visión, sino que hasta puede generar cáncer de piel. Desde el sitio Medline Plus, aconsejan también cuidarse cuando está nublado porque aunque el sol no se vea, los rayos UVA penetran en la piel e indican:

  • Mantenerse alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 4 p.m.).
  • Usar protector solar con un SPF de 15 o más.
  • Utilizar ropa protectora en el caso de estar en un lugar con mucha exposición.
  • Usar anteojos de sol con buena cobertura que le brinden 100% de protección contra los rayos UV.
  • Evitar las lámparas solares y las camas para broncearse.
  • Revisar la piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de las marcas de nacimiento, lunares y manchas.

Sin embargo, esto no quita que un día de pileta o playa no se pueda tomar sol y darle al cuerpo un toque dorado, siempre y cuando se sigan los consejos de los especialistas. Tomar un lindo color, incluidos los adolescentes, y tener la piel sana es posible, ya que además hay que tener en cuenta que estar un rato bajo los rayos del sol aporta vitamina D.

Aplicar el protector solar correctamente

Protegerse de los rayos de sol es posible si se aplica correctamente el protector solar. Elegir uno que sea mayor a 15 (para los niños mayor a 50) y aplicarlo media hora antes de la exposición, ya que la piel tiene su tiempo para absorber el producto. Hacerlo cada dos horas aproximadamente porque los poros transpiran y el producto se va.

“Si se trata de una persona con la piel muy clara, que no se broncea y se quema con facilidad, necesitará un índice de protección bastante mayor que otra más morena que se broncea con facilidad y casi nunca se quema”, explicó Raquel Novo, profesora de Dermatología de la Universidad CEU San Pablo.

Aplicar en las zonas más sensibles

Por lo general las personas aplican mucho protector en las piernas, la panza, los brazos, los hombres y la cara, pero se olvidan de zonas muy sensibles como el empeine y la planta del pie, las orejas, los párpados y la raíz del pelo del marco de la cara. Esto es fundamental para evitar una insolación.

El horario adecuado

Lo principal es no estar expuesto al sol entre las 12 p.m. y las 3 p.m., porque en vez de ganar un color dorado, la piel se pondrá roja. Si los niños están en el agua en este horario, aplicarles bloqueador para que no tengan quemaduras ni se irriten.

Hidratarse y comer sano

En los 12 meses del año hay que tomar dos litros de agua por día y en verano es fundamental no olvidarse porque el calor deshidrata el cuerpo. Esto es aún peor cuando se está expuesto al sol, por lo cual hay que hidratarse bien y en lo posible no comer pesado, lo ideal es comidas frescas y frutas.

¿Tomas las medidas necesarias para mantener el cuidado del sol?