29 noviembre 2021

Cómo ordenar y desinfectar correctamente tus cubrebocas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja continuar utilizando el cubrebocas hasta que se por terminada la pandemia de coronavirus.

Para reducir el contagio de coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó el uso del barbijo y así evitar salpicar partículas de saliva. A raíz de esto, muchas empresas y países fabricaron su propio cubrebocas con materiales muy eficientes que ayudaron a frenar la circulación del SARS-CoV-2.

"Si la COVID-19 se propaga en su comunidad, cuídese adoptando algunas precauciones sencillas, por ejemplo, manteniendo el distanciamiento físico, llevando mascarilla, ventilando bien las habitaciones, evitando las aglomeraciones, lavándose las manos y cubriéndose la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo al toser", fueron las primeras indicaciones que dio la OMS.

En este sentido, informó el paso a paso sobre cómo utilizarlo correctamente: lavarse las manos antes de ponerse el cubrebocas y hacerlo antes de quitárselo; comprobar que cubra la nariz, la boca y el mentón; al quitar el cubrebocas guardarlo en una bolsa de plástico limpia (si es descartable, tirarlas); y jamás usar cubrebocas de otras personas.

¿Cómo desinfectar el cubrebocas?

Hay que tener en cuenta que existen diversos tipos de barbijos, algunos de ellos son descartables, es decir tienen un día de uso, y otros que son de materiales más duraderos. Uno de ellos es el Atom Protect, el cubrebocas de tela fabricado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina.

En su página web, la entidad aconseja que el primer paso es quitárselo y dejarlo reposar en una zona ventilada. Luego lavarlo a mano o en el lavarropas, con agua a temperatura ambiente (no mayor de 30 grados) y jabón, hasta 15 veces sin que pierda sus propiedades. No es recomendable lavarlo con lavandina o rociarlo con alcohol.

En el caso de las mascarillas N95 y KN95, es un poco más complicado ya que fueron diseñadas para un único uso (generalmente para médicos y mineros). Un estudio reveló que para desinfectarlas es necesario usar luz ultravioleta, vapor de peróxido de hidrógeno o calor seco a 70 grados centígrados.

Iván Puente Lee, un académico de la Facultad de Química, explicó a El Universal que no se debe usar agua, jabón, cloro o alcohol para limpiarlas porque pierde su eficacia y que tampoco sirve esterilizarlos porque las partículas del virus seguirán impregnadas en el material del cubrebocas.

Por lo tanto, cada vez que se utiliza un cubrebocas descartable, lo ideal es tirarla y volverse a colocar una nueva al día siguiente, ya que están diseñadas para ser de uso médico. Pero si se elige uno de tela como el Atom Protect u otro, sí se puede lavar, incluso la OMS aconseja hacerlo todos los días.

Para mantener el orden, ¿sueles guardar tus cubrebocas en lugares ventilados y sanitizarlos luego de cada uso?