7 diciembre 2021

Es el Día de las Cooperadoras Escolares

Las organizaciones sin fines de lucro tienen como objetivo contribuir con una institución educativa específica para facilitar y mejorar el servicio educativo que se brinda a todos sus alumnos. Así, la cooperadora se convierte en el nexo principal entre sociedad y escuela.

En todo el país, las cooperadoras están al servicio de los proyectos educativos de cada institución para que el derecho a la educación sea una realidad en cada pueblo del territorio argentino.

Durante la pandemia por el COVID-19, las cooperadoras han ocupado un rol central en garantizar la distribución de los servicios alimentarios y en mantener el contacto entre las familias, particularmente las de sectores más vulnerabilizados.

La historia de las cooperadoras escolares

La Dirección general de Escuelas estableció en 1969 la fecha del 15 de octubre como el Día de la Cooperación escolar en homenaje a la Primera Junta Vecinal de Ayuda a las Escuelas.

Este tipo de asociaciones pasó a llamarse “Sociedades Populares de Educación” en la década de 1930 y, tiempo más tarde, tuvo su denominación definitiva: Asociaciones Cooperadoras Escolares.

Las organizaciones sin fines de lucro tienen como objetivo contribuir con una institución educativa específica para facilitar y mejorar el servicio educativo que se brinda a todos sus alumnos. Así, la cooperadora se convierte en el nexo principal entre sociedad y escuela.

La organización de las familias y de otros actores sociales en asociaciones de cooperadoras escolares es uno de los rasgos característicos de la educación argentina, con gran relevancia en las experiencias comunitarias de nuestro país.

La Ley 26.206 de Educación Nacional contempla la participación de las familias de manera individual o a través de las cooperadoras escolares u otras formas asociativas en el proyecto educativo institucional. Asimismo, vale destacar que en 2012 se sancionó en el Congreso de la Nación la Ley N° 26.759 de Cooperadoras Escolares estableciendo sus funciones en el marco de la participación de las familias como parte de la comunidad educativa y promoviendo una mayor institucionalización de las mismas con articulación con los equipos directivos institucionales.