4 julio 2022

La Provincia avanza con la erradicación de manicomios

El gobierno de la Provincia de Buenos Aires avanza con la erradicación de los manicomios, para la transformación de los hospitales psiquiátricos en nuevas instituciones sanitarias enmarcadas en la comunidad.

 

Según la subsecretaria de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencia de Género, Julieta Calmels esto constituye "un cambio enorme de paradigma" para no excluir ni estigmatizar a los pacientes. En este sentido, en diciembre de 2019 la Provincia dispuso el cierre de nuevos ingresos a los pabellones de los neuropsiquiátricos, inició la externación de pacientes crónicos e instaló un sistema de relevamiento y monitoreó para todas las instituciones públicas.

"La Comisión Provincial Interministerial de Salud Mental trabajará para producir un cambio en el modelo de atención de salud mental, con dos ejes centrales que tienen que ver con la restitución de derechos y con la inclusión social de las personas", dijo Calmels sobre el proceso que comenzó el 10 de diciembre del 2020, en el Día de los Derechos Humanos.

En ese sentido, sostuvo que se hará de modo "progresivo" en "un plazo de tres años con posibilidad de ampliarlo a tres años más".

Por su parte, el gobernador Axel Kicillof destacó el cumplimiento de la Ley nacional de Salud Mental 26.657, a la que la provincia adhirió cuatro años más tarde, ya que se trata de "una de la tareas más complicadas de nuestro Ministerio de Salud".

"El diagnóstico es que había una vulneración grande de derechos en los tratamiento de personas con padecimiento mental", expresó Calmels, quien detalló que "el artículo 3 de la ley define que la salud mental es un proceso que tiene una determinación múltiple de causas psicológicas y biológicas, pero también históricas, culturales y sociales".

E indicó que la norma "establece que para el año 2020 había que cerrar las instituciones llamadas manicomios públicos y privados y ser sustituidos por dispositivos para la atención de personas con base en comunidades".

En ese marco, detalló que cuando asumió la actual gestión, había 1.810 personas internadas en manicomios (el 42% con más de 10 años en instituciones) y contó que, en un año y medio lograron llevar ese número a 1.396. "Encontramos personas que llevaban 20 o 30 años internadas. Había un señor que llevaba 63 años internado. Ahora está en un geriátrico", ejemplificó.

Bajo esta información, el Gobierno bonaerense alquiló y construyó viviendas y -en un trabajo articulado con la Fundación Banco Provincia y las cooperadoras de los hospitales- generó estrategias colectivas.

"Se equiparon las casas, se compraron muebles y acolchados. Desde los hospitales se les lleva comida y se hace un seguimiento en los tratamiento de esas personas", cuya manutención en parte se sustenta con las propias pensiones, indicó la funcionaria a Télam.

Y explicó que los equipos interdisciplinarios -conformados por psiquiatras, psicólogos y enfermeros- visitan las casas cotidianamente "para ver cómo llevan adelante las compras del supermercado, el manejo de dinero, cómo se organizan en la casa, donde hacen talleres y trabajan cuestiones de la convivencia".

Además las personas concurren a centros comunitarios de día y talleres, tanto para continuar sus tratamientos como para hacer controles de medicación.

"Hay 251 personas viviendo en lo que denominamos 'externaciones sustentables', es decir, casas en la comunidad ya sean alquiladas o construidas por la provincia", contó y sostuvo que "ello se lleva adelante con apoyos gestionados por los quipos de los neuropsiquiátricos y 121 dispositivos habitacionales".

En ese sentido, anticipó que en las tierras del Hospital de Melchor Romero, en La Plata, se proyecta terminar en los próximos meses diez nuevas casas.