28 julio 2021

Israel: la felicidad en tiempos de pandemia

El país eliminó la obligatoriedad de usar mascarilla en lugares cerrados gracias a la alta tasa de vacunación, lo que bajo drásticamente las cifras de contagios y muertes en el país.

¿Cómo reaccionarías si los casos de COVID19 bajaran tanto como para poder dejar de usar barbijo? Un ejemplo es la efusiva reacción de un grupo de niños y niñas de una escuela de Israel que se quitaron el tapabocas después de que les comunicaran que ya no era necesario usarlo.

Es que después de muchos meses, las autoridades sanitarias del país removieron la obligatoriedad del uso de tapabocas en lugares cerrados como bares, restaurantes, shoppings y escuelas gracias a la alta tasa de vacunación, lo que bajo drásticamente las cifras de contagios y muertes en el país.

La noticia fue anunciada el lunes por el Ministerio de Salud en un comunicado y, a partir de hoy, la gente ya está habilitada a dejar de lado el barbijo. De todas formas, la medida tomada por el Gobierno indica que seguirá vigente la utilización de barbijos en los vuelos de avión, instituciones de bienestar social y geriátricos.

 

A fines de 2020, el país inició una campaña masiva de vacunación tras un acuerdo para recibir millones de dosis de la compañía farmacéutica Pfizer. Así, el 63% de su población ya se encuentra vacunada con al menos una dosis y el 50% con ambas.

A pesar de la situación actual, Israel sigue sostenido diferentes medidas de prevención para los turistas que visiten el territorio. En estos casos, la cuarentena es obligatoria. Se prevee que a partir del 1 de julio el país permita el acceso de turistas vacunados que lleguen de forma individual.

Además, el domingo comenzó la vacunación en niños y adolescentes de 12 a 15 años, lo que refuerza la campaña de vacunación. El panorama es muy alentador: el lunes los casos de coronavirus en Israel fueron 24, con un promedio semanal de 15.

En tanto, hay poco más de 220 personas enfermas con el virus en todo el país y solo 29 están hospitalizadas en estado grave. Desde el inicio de la pandemia, el país reportó 6.428 fallecidos por COVID-19 y casi 840.000 infecciones.

Aunque este panorama es muy positivo, en Argentina debemos seguir tomando todas las medidas de prevención para que, lo antes posible, se logren los mismos resultados.

Crédito: FiloNews