12 abril 2021

La verdadera "Mano de Dios" es brasileña

Una anciana brasileña que iba a ser intubada por Coronavirus le pidió a la enfermera Lidiane Melo que le tomara la mano. La paciente del hospital de Río de Janeiro se sentía desprotegida y angustiada.

Sin embargo, ella no podía sostenerla por riesgo de contagio.
Ante la imposibilidad de poder tocarla, Lidiane utilizó lo que tenía a su alcance y llenó dos guantes quirúrgicos con agua tibia.

Acto seguido, los amarró uno sobre otro y colocó la mano de la mujer en medio de ellos.
“Hice la manito, ella se calmó y me dijo que parecía que yo estaba sosteniendo su mano y le dije que no era la mía, que era mejor que pensara que era la mano de Dios que la iba a ayudarla a salir de ahí”, contó la enfermera a la prensa local.