22 junio 2021

Y OTRAS DOS SEMANAS MÁS...


El presidente Alberto Fernández extendería la cuarentena obligatoria hasta el 10 de mayo y duda en permitir la salida limitada de los chicos y la posibilidad de habilitar excepciones recreativas para los menores de 18 años.



 

Viernes 24 de abril de 2020.

Alberto Fernández repitió el mismo procedimiento científico de las últimas cuatro semanas y a continuación tomó la decisión política de extender la cuarentena obligatoria hasta el 10 de mayo inclusive para evitar que el COVID19 multiplique las cifras de contagiados y de muertos en toda la Argentina.

El Presidente sostiene en Olivos que su única estrategia frente a la pandemia es la cuarentena obligatoria, y hasta que no ceda el número de contagiados y de muertos, extenderá el confinamiento una y otra vez. Ahora sumará otras dos semanas (del 26 de marzo al 10 de mayo), pero no descarta que la cuarentena se estire casi todo el otoño.

Si la curva no se aplana, o no se avanza en el desarrollo de una vacuna en los próximos días, el jefe de estado prolongará la cuarentena hasta que el ministro de Salud, Ginés González Garcia, y su comité de expertos opinen lo contrario.

Alberto Fernández está preocupado por los chicos y adolescentes que no pueden salir de sus casas, y trató este complejo asunto con la delegación de UNICEF que lo visitó en Olivos. El Presidente reconoce que hay que encontrar una salida a esta encrucijada social, y se guardó el día de hoy para diseñar una salida que permita mantener la efectividad de la pandemia y a su vez habilitar “salidas controladas” al aire libre de chicos y adolescentes.
El Jefe de Estado ensayó un puñado de variables para atender la realidad cotidiana de las familias con chicos, pero ninguna cumplió con sus expectativas. Si la solución no aparece cuando caiga el sol en Olivos, Alberto Fernández no anunciará ninguna medida puntual que ponga en jaque los objetivos sanitarios del confinamiento.
La extensión de la cuarentena por dos semanas más tiene ciertas claves implícitas. El Presidente no abre la mano respecto a la Capital Federal y el conurbano bonaerense, y hace un monitoreo exhaustivo de la cantidad de contagiados y muertos, los niveles de utilización de los servicios públicos de transporte y las necesidades logísticas que podrían requerir Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.

Alberto Fernández no permitirá en Buenos Aires y el conurbano ninguna actividad social o económica que implique facilitar que la pandemia multiplique los contagiados y muertos en esas zonas calientes de la Argentina.

Fuente: Infobae.