13 junio 2021

APPLE Y GOOGLE SE ALÍAN POR EL CORONAVIRUS


Las empresas buscan una solución para realizar un seguimiento digital de las personas que estuvieron cerca de infectados por COVID-19.



Sábado, 11 de abril de 2020.

Apple y Alphabet, la matriz de Google, anunciaron este viernes que trabajarán juntos para crear una tecnología de rastreo de contactos, con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus.  La actualización permitirá a los usuarios optar por un sistema que clasifique a otros móviles que han estado cerca.

Las empresas líderes de Silicon Valley trabajarán juntas en una tecnología que permitirá a los dispositivos móviles intercambiar información a través de conexiones Bluetooth, para alertar a las personas cuando hayan estado cerca de alguien que dio positivo por Covid-19.

Se espera que la nueva tecnología estará disponible por primera vez a mediados de mayo. Apple Inc y Google también planean desarrollar la tecnología de seguimiento directamente en sus sistemas operativos de base durante los próximos meses, para que los usuarios no tengan que descargar ninguna aplicación a fin de empezar a registrar teléfonos cercanos.

Las compañías dijeron que la tecnología no rastreará la ubicación o identidad de los usuarios, sino que solo capturará datos sobre cuándo los teléfonos de los usuarios han estado cerca unos de otros. Esos datos se visualizarán en los móviles en lugar de en los servidores de las empresas. Los datos de mapeo de GPS no son parte de este proyecto, afirmaron.

Gobiernos de todo el mundo han tratado de desarrollar o evaluar un software destinado a mejorar el proceso de rastreo de contactos que normalmente requiere mucha mano de obra, en el que los funcionarios de salud acuden a los contactos recientes de una persona infectada y les piden que se sometan a cuarentena o se hagan una prueba.

Expertos en tecnología de la salud han dicho que la participación de Apple y Google sería un gran impulso para sus esfuerzos, ya que las aplicaciones de seguimiento de contactos del Instituto de Tecnología de Massachusetts y otros programas han tenido problemas de funcionamiento por la competencia de los sistemas operativos dominantes.