20 enero 2021

PAMI APURA LA RECETA ELECTRÓNICA


Sólo algunas obras sociales tienen aceitado este mecanismo. PAMI lo utiliza pero no es masivo. Se busca una solución urgente.



 

Martes 31 de marzo de 2020.

 

Desde distintos sectores piden implementar la receta electrónica para subsanar situaciones que se dan en medio de la cuarentena por el coronavirus. En nuestro país es difícil utilizarla porque son muy pocas las obras sociales que tienen el sistema en funcionamiento. PAMI es una de las pocas donde está en marcha, pero no en forma masiva.

El resto está en pleno proceso de trabajo contrarreloj y algunas prepagas ya liberaron la posibilidad de tramitarlas vía WhatsApp o email.

PAMI tiene un sistema de receta digital, con firma digital registrada de los médicos autorizados. Este modelo que ya rige desde el año pasado tiene una limitación: no es masivo. Una de las pocas ciudades que cuenta con este esquema es la capital bonaerense, La Plata.

Cabe aclarar un aspecto: hay diferencias entre la receta digital y la receta electrónica. La primera forma parte de un esquema informático. La “electrónica” se emite en papel y se envía por medio de WhatsApp o correo electrónico al paciente y éste lo lleva a las farmacias. Pero no todas las farmacias aceptan esta modalidad.

“Si llega una receta por las vías no habilitadas no sabemos si el que prescribe es médico, odontólogo o es un profesional habilitado. Tampoco existe ley, ni resolución ni nada que nos respalde a dispensar por los múltiples mecanismos que las obras sociales impulsan”, apunta María Isabel Reinoso, presidenta del colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires.

Días atrás, la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (Facaf) pidió que se autorice a las distintas obras sociales, prepagas y médicos efectores de las prestaciones a realizar las recetas por medios electrónicos, tal cual como lo está realizando el PAMI, a fin de simplificar los trámites y evitar lo más posible el contacto entre personas hasta que el paciente se hace de la receta.

Cabe mencionar que distintas personas, que se han comunicado con este diario en estos días, remarcaron la necesidad de contar con recetas o autorizaciones médicas para iniciar tratamientos o bien continuar con los tratamientos que llevan a cabo de manera crónica o prolongada.

Y hay otro dato contundente: la medicación para pacientes crónicos, según se pudo saber, representa un 40% del total que se comercializa en el país, según datos de Facaf.

PAMI, TRES ALTERNATIVAS

Con respecto a PAMI, la principal obra social del país, Reinoso explicó que “hay tres alternativas que ya se venían trabajando desde el año pasado: receta manual para lugares sin conectividad, recetas electrónicas con firma manual, para que un familiar del paciente las pueda retirar para llevar a la farmacia, y un tercer mecanismo, solamente en algunas Unidades de Gestión Local (UGL), donde funciona la receta electrónica con firma digital.