1 agosto 2021

EL TITANIC SIGUE DANDO TELA PARA CORTAR


Ubicado en el fondo del océano Atlántico Norte, frente a las costas de la isla canadiense Terranova, los restos del histórico trasatlántico siguen generando polémica.

Sábado, 8 de febrero de 2020.

Mientras se lleva a cabo una intensa batalla judicial desde hace varios años; ahora, un periódico británico reveló que un submarino del Reino Unido chocó contra la histórica embarcación que yace en las profundidades y aseguró que el Gobierno de Estados Unidos ocultó el grave hecho, que provocó roturas en el casco.

El diario The Telegraph informó que el sumergible Tritón, en julio del año pasado, golpeó contra el Titanic producto de “corrientes intensas y altamente impredecibles” que hicieron que el piloto perdiera el control. Además, el medio de prensa denunció que las autoridades estadounidenses contaban con la información desde el primer momento y decidieron no difundirla.

El líder de la misión EYOS Expeditions, Rob McCallum, confirmó la colisión aunque indicó que los daños fueron “menores”. “Se trata de un objeto que es esencialmente ingrávido, no es un ariete. Intentamos mantenernos alejados del Titanic pero tuvimos que acercarnos para depositar dos muestras científicas. Accidentalmente, hicimos contacto una vez mientras estábamos cerca de la brecha del casco de estribor, una gran parte del casco que sobresale”, admitió.

Las declaraciones tuvieron lugar en el marco de una batalla legal histórica para decidir el futuro de los restos del por entonces barco más grande del Mundo. El 21 de enero, entró en vigencia un tratado internacional firmado en 2003 por Gran Bretaña y Estados Unidos que prohíbe cualquier visita no autorizada al transatlántico. El acuerdo permite a los dos países conceder o rechazar licencias para entrar o sacar objetos de los restos, que estaban protegidos hasta ahora por la Convención de la Unesco sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático.

Igualmente, la empresa RMS Titanic Inc. se opuso a la norma y apeló con el objetivo de recuperar los elementos de valor en su interior mediante el desguace de la cubierta.