20 septiembre 2021

LAPIDARIO FALLO JUDICIAL SOBRE CÁRCELES


La superpoblación es del 12 por ciento, no hay cupos en cárceles y se habilitaron pabellones en gimnasios. Un tribunal ordenó al Gobierno medidas concretas.

Martes 12 de marzo de 2019.

La Cámara del Crimen fue contundente. Las cárceles federales atraviesan una "paupérrima situación", en "estado de emergencia", todo producto del "aumento sostenido de los internos alojados con la consecuente sobrepoblación y hacinamiento". En tres años, según datos oficiales, la cantidad de presos creció un 35 por ciento. "Lo más sincero sería hoy afirmar tras relevar tanta falencia que las cárceles no son aptas para la condición humana", concluyó la Cámara.

La Constitución Nacional establece que "las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ella". Si bien ese derecho es violado hace años, la situación actual es de extrema gravedad y reconocida por las propias autoridades del Servicio Penitenciario Federal (SPF), que depende del Ministerio de Justicia de la Nación.

Los jueces explicaron que "el cupo en los distintos complejos es insuficiente o, por momentos, nulo para recibir nuevos ingresos" en las cárceles del SPF. Según datos oficiales del organismo, hoy hay una sobrepoblación del 12,2 por ciento.

Por la crisis en la Unidad 28 fueron traslados 89 personas a la cárcel de Devoto y para alojarlos se dispuso que un gimnasio se convierta en el pabellón 53. Y eso generó que los presos de la cárcel inicien una causa por la perdida de su espacio recreativo, el uso de los baños y para recibir a las visitas. Y para paliar la falta de espacios, en el SPF también dispusieron que en celdas creadas para una persona estén dos. "Un círculo vicioso del que es realmente difícil salir airosos", graficaron los camaristas.

Medidas concretas

"La gravedad del cuadro ya no resiste medidas paliativas ni admite tibieza; debemos evitar que, en breve lapso, este escrito se convierta en letra muerta", señalaron los jueces de la Cámara y ordenaron una serie de medidas.

La principal es que en la Unidad 28 no puede haber más de 40 presos que duerman por día y quiénes lo hagan deben tener la autorización del juez. Tampoco pueden ingresar internos que no sean de la jurisdicción de la ciudad de Buenos Aires. En 15 días se tiene que realizar un informe sobre cuál es la capacidad máxima de personas que pueden estar alojadas en la Unidad 28, tanto para el alojamiento momentáneo como para dormir.

También le ordenaron al director de la cárcel de Devoto que en 180 días el gimnasio que fue destinado como pabellón vuelva a su uso original.

Al ministro de Justicia, Germán Garavano, y al de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, les ordenaron que "de manera inmediata afecten las partidas presupuestarias necesarias para poner en marcha las obras que amplíen la capacidad del alojamiento carcelario y los medios de traslado".