6 diciembre 2021

JULIO ARO, HUÉSPED DE HONOR DE NUESTRA CIUDAD

 

Viernes 21 de diciembre de 2018.

En la noche del jueves, el Intendente Municipal de Nueve de Julio, Mariano Barroso, recibió en su despacho a Julio Aro, el excombatiente de Malvinas que impulsó la identificación de tumbas en el cementerio de Darwin; y presidente de la Fundación “No Me Olvides” -institución conformada en 2008 por madres de soldados caídos, veteranos y civiles, que busca mejorar la calidad de vida de las personas que padecen trastornos físicos o psíquicos originados en la vivencia de situaciones violentas y la de sus grupos familiares-, quien fuera además postulado por la Universidad Nacional de Mar del Plata para el premio Nobel de la Paz.

La ceremonia se desarrolló en el Salón Blanco Municipal, y se inició con la lectura del Decreto del Intendente Municipal que declaró a Julio Aro como “Huésped de Honor” de la ciudad de Nueve de Julio; considerando que el visitante se puso al hombro el proceso de identificación de los soldados caídos en las islas y fue postulado ahora por la Universidad Nacional de Mar del Plata para el premio Nobel de la Paz, al igual que Geoffrey Cardozo, el británico que reunió los cuerpos y se encargó de la construcción del cementerio de Darwin.

Asimismo, similar declaración se dio por parte del H. Concejo Deliberante local, con la rúbrica de su presidente, Dra. María Gentile.

Embargado por la emoción, el jefe comunal nuevejuliense, agradeció la visita de Aro y la presencia de los ex combatientes de Malvinas y los familiares del soldado Néstor Francísquez; y con emotivas palabras agradeció la entrega de los mismos en defensa de la Patria, así como la iniciativa del gremio de SMATA por impulsar la realización en nuestra ciudad de un torneo de fútbol seniors, que homenajeó especialmente al soldado Francísquez.

Por su parte, el marplatense Julio Aro se manifestó gratamente sorprendido por el hecho de que “un Intendente tan joven se encuentre tan comprometido con la causa de Malvinas”.

“Tengo 8 viajes a Malvinas y sin embargo nunca pude traer al Julio que quedó allí, simplemente voy juntando pedacitos; pero desde el 2 de abril 2008, cuando vimos la placa de los soldados sin identificar, comenzamos a transitar un proceso en el que queremos demostrar que nadie ganó la guerra si tenemos a una mamá argentina que llora a su hijo muerto y a una mamá británica que pasa por la misma situación”, señaló el ex Combatiente.

Aro narró que les contó a los ingleses “sobre un viaje a las Malvinas, donde había quedado muy conmovido por encontrar 121 tumbas de soldados argentinos no identificados, que descansaban con la leyenda "Soldado argentino solo conocido por Dios".

“En ese viaje conocí a Geoffrey Cardozo, el soldado británico encargado de reunir los cuerpos y construir el cementerio Darwin en 1982 y con el que entabló una entrañable amistad para llevar adelante la tarea”, agregó, destacando que la tarea del inglés “fue enorme porque enterró a cada uno de los soldados argentinos con todos los honores, al cuidar los cuerpos, envolverlos y colocarlos en un ataúd, lo que permitió la identificación luego de 35 años”.

Finalmente, en torno a los 31 cuerpos no identificados, explicó que “con ellos arrancará la segunda etapa, porque nos faltan ubicar familias, pero lo importante es que las muestras están en Argentina por lo que hay que encontrar a los familiares para realizar el cotejo de ADN”.