28 enero 2023

Ruta 5: ACCIDENTE MILAGROSO Y MISTERIOSO


Poco después de las 20 Hs. de este lunes 3 de septiembre se produjo un accidente en la intersección Ruta 5 y calle Lavalle, a escasos 600 metros de la entrada a la ciudad de Carlos Casares.

Martes, 4 de septiembre de 2018

En un extraño episodio, un remisero de la ciudad de Tejedor (según  dijo, primo hermano del "Loco" Gatis) que se dirigía en una camioneta Renault Kangoo por calle Lavalle subió a la Ruta N° 5 para cruzar hacia el otro lado, sin percatarse de que por la ruta venía un vehículo, Chevrolet Cruze, blanco, oriundo de Gral. Pico La Pampa, y de no ser por la maniobra del conductor pampeano que habría tratado por todos los medios de esquivarlo, la situación hubiera sido peor. Si bien los autos alcanzaron a chocarse, no lo hicieron de la forma que podría haber sido una tragedia.

Un hombre que trabaja en la zona de La Dorita, venía en sentido contrario del Chevrolet y vio delante de él como se producía el impacto, por lo que trató de frenar y colocar balizas, pero loable fue la maniobra de un camionero que venía detrás de éste quien “tiró” el camión a la banquina y maniobró por unos 300 metros evitando chocar o volcar el camión, pudiendo salir ileso del asunto.

Lo extraño y misterioso es que al preguntarle al remisero si andaba haciendo algún viaje dijo que no, que había venido a visitar a unos parientes de Casares, pero no los había encontrado, al consultarlo sobre la identidad de esos parientes, para avisarles de lo sucedido, indicó que no tenían casi trato. O sea vino a visitar parientes que casi no trata.

Y el otro dato raro, es que la primera persona que se le acerca al conductor del Cruze, según éste, fue un joven, aparentemente de baja estatura y de unos veintitantos años y le preguntó si estaba bien, para luego desaparecer. Nadie sabe si justo estaba en el lugar y solo preguntó, o si viajaba en el remis o de donde salió y a donde se metió después, Lo cierto es que nadie más lo vio.

Fue una desgracia con mucha suerte porque solo hay que lamentar unos hierros abollados.


Fuente: Casares Online