31 julio 2021

SALE GARRAFA "DE METAL", ENTRA "FIBRA DE VIDRIO"

Sábado 17 de marzo de 2018.

A través de una consulta pública, el gobierno planea retirar los 16 millones de unidades que actualmente se comercializan. Los consumidores podrán ver si fueron rellenadas en su totalidad.

El gobierno puso en marcha una consulta pública para autorizar la fabricación de garrafas de fibra de vidrio que, aseguran, son más seguras y pesan la mitad que las de metal y, al ser transparentes, los consumidores podrán evitar ser estafados ante un menor rellenado de los envases.

A través de la web, www.argenti na.gob.ar/consulta-publica-4, los interesados podrán realizar sugerencias y observaciones sobre el tema antes del 16 de abril de 2018, ‘a fin de que las mismas puedan ser analizadas y contempladas’ en forma previa a la publicación de la resolución que oficializaría el ingreso al mercado de esta nueva presentación.

Hoy se comercializan unas 16 millones de garrafas de metal y la idea es que a partir del segundo semestre convivan ambas presentaciones en todo el país.

Pese a que el gobierno impulsa la ampliación de la red de gas domiciliaria en todo el país con la construcción de 4 gasoductos troncales -el cordillerano, el de la Costa atlántica, el del NEA y el Centro 2 (Santa Fe) -, aducen que en un futuro no se llegaría a cubrir todo el territorio por lo que seguirá siendo necesario este complemento.

La consulta pública, según se informó, no es un requisito legal para evitar eventuales impugnaciones judiciales sino que representa un mecanismo ‘transparente’ que tiene un antecedente en ocasión de la convocatoria para el mercado a término de energías renovables.

En la actualidad hay una planta de Córdoba que incorporó maquinaria para fabricar las garrafas de material compuesto -esa denominación refiere a la utilización de plástico y fibra de vidrio para su manufactura- y aseguran que pesan la mitad -las de metal de 10 kilos pesan entre 10 y 13 kilos y las compuestas unos 5-, son más seguras porque no explotan ante una falla y evitan el rellenado con arena u otros elementos porque son traslúcidas.

En un principio, se comenzarán a construir los envases de 10 kilos y en la firma aseguran que están en condiciones de producir unas 8 mil unidades al mes.

Lo cierto es que la consulta pública conocida ayer promueve el desarrollo de normas técnicas ‘para la construcción, ensayo, acondicionamiento y destrucción de las garrafas de material compuesto con una capacidad unitaria de 10 kg, 12 kg y 15 kg’.

La Dirección de Gas Licuado de Petróleo, del ministerio de Energía, es la encargada del proyecto que contempla ‘el dictado de las normas en materia de seguridad, y normas y procedimientos técnicos, a las que deberán ajustarse los participantes de la industria y comercialización de GLP’.

En la cartera explican que la propuesta surgió por ‘los adelantos tecnológicos que se han desarrollado a nivel mundial respecto de los envases para gases licuados y los nuevos materiales disponibles para ser empleados’ y que en los distintos países convive la utilización de garrafas de ambas presentaciones ‘en óptimas condiciones de seguridad’.

Empero, como dichos envases son sometidos a presión ‘resulta necesario efectuar sobre ellos, desde su diseño y fabricación, pasando por su acondicionamiento integral y/o reparación y hasta su destrucción, controles técnicos periódicos de manera tal de garantizar las condiciones de seguridad en cuanto a la utilización’.

Las observaciones, se informó, serán recibidas por la Dirección de Gas Licuado de Petróleo hasta la fecha señalada al correo electrónico [email protected]